Pros y contras del parto natural » LetsFamily

Pros y contras del parto natural

No es la primera decisión que tomarás como madre porque ya durante el embarazo habrás hecho muchas otras elecciones. Pero sí es una de las decisiones que más dudas suele plantearnos. Para poder tomar la mejor opción para ti y para tu hijo, nada como contar con información. En este artículo te contamos las ventajas y los inconvenientes del parto natural.

 

Pros

  • El bebé y tú marcaréis el ritmo. En el parto natural, será el bebé el que decida cuándo salir. Al no contar con ningún tipo de medicamento en tu cuerpo, podrás notar perfectamente sus movimientos y ayudarle a salir, siendo perfectamente consciente de todo lo que está ocurriendo en tu interior.
  • Menos episiotomías. La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) asegura que en los partos naturales se practica un número menor de episotomías que en los medicalizados. Al sentir la madre todos los movimientos y colaborar de una forma más consciente, suele ser menos necesaria la episiotomía.
  • Rápida recuperación. Es una de las principales ventajas del parto natural, ya que el cuerpo en realidad está preparado para dar a luz de forma natural, y también para recuperarse, por lo que dos días son suficientes, mientras que en los partos medicalizados la recuperación puede alargarse un poco más.
  • Libertad de movimientos. Como la futura madre no está conectada a ninguna vía, puede moverse con total libertad eligiendo la posición en la que le resulte menos complicado dar a luz: sentada, de pie, en cuclillas…

 

Contras

  • El dolor. Incluso aunque tu umbral del dolor sea muy alto, en el parto natural experimentarás dolor, seguramente como nunca antes lo habías sentido. Es el principal miedo de muchas futuras mamás, y aunque lo soportarás porque no te quedará más remedio, esta parte no se puede suavizar.
  • Tiempo de preparación. Actualmente muchos de nosotros tomamos medicamentos para paliar un dolor de cabeza, cuando nos duele el oído, si nos molesta una muela… Cada vez estamos menos preparados para tolerar el dolor, y por esa razón es fundamental mentalizarse y poner en práctica una preparación previa si quieres tener un parto natural.
  • Posibilidad de sufrimiento fetal. Si el parto se complica, casi siempre la mejor opción es sacar al bebé rápido para que no haya sufrimiento fetal y también para evitar otros posibles problemas. De hecho, aunque te hayas decidido por un parto natural, si estás dando a luz en un hospital y los sanitarios se percatan de un problema, es muy posible que te informen de que lo mejor sería olvidarse del parto natural en esta ocasión porque la salud del bebé puede estar en peligro.
  • Desgarros. También pueden darse en un parto medicalizado, pero los desgarros son habituales en los partos naturales. Sin embargo, hay una forma de evitarlos: practicando los ejercicios perineales específicos para el parto natural.
Una canastilla gratis para tu bebé