Qué debes saber sobre los antibióticos durante el embarazo » LetsFamily
embarazo

Qué debes saber sobre los antibióticos durante el embarazo

Motivos para tomar un antibiótico

Existen diferentes enfermedades que pueden aparecer durante tu embarazo y que justifican la toma de determinados antibióticos. Por ejemplo, las infecciones del tracto urinario, que son bastante frecuentes, las infecciones ginecológicas o respiratorias, etc. Son múltiples las posibles causas que llevan a tomar antibióticos y son muchas para enumerarlas todas. Sin embargo, cuando le notifiques al médico de tu embarazo, el profesional deberá tenerlo en cuenta para elegir, dentro de lo posible, uno de los medicamentos considerados seguros.

Los antibióticos más seguros

La amoxicilina y otros derivados de la penicilina son los antibióticos que se utilizan para tratar la mayor parte de las infecciones frecuentes. Por fortuna han demostrado ser inocuos para el feto. En caso de que seas alérgica, te pueden indicar otros antibióticos, los macrólidos, como la eritromicina.

Aquellos que no deberías tomar

Hay algunos antibióticos que pueden ser muy peligrosos durante el embarazo ya que atraviesan la placenta y pueden afectar el desarrollo del bebé. Por ejemplo, los aminoglicosidos pueden afectar sus riñones o el nervio auditivo. O la tetraciclina, que puede interferir con la formación de los dientes.

Tu médico evaluará la necesidad de darte determinado antibiótico según los riesgos y beneficios, y de acuerdo con tu etapa de embarazo. Algunos remedios son peligrosos en el primer trimestre –durante la formación de los órganos de tu bebé– pero pueden ser relativamente seguros más adelante. Otros, como la nitrofurantoína (utilizado en infecciones urinarias) están desaconsejados en las últimas semanas, porque conllevan riesgos de parto prematuro.

En el caso de que sea necesario

Algunos antibióticos interfieren con el ácido fólico, necesario para la formación del tubo neural y del sistema nervioso del bebé. Por eso, consumir tu dosis de vitaminas prenatales y un suplemento adicional de ácido fólico puede ayudarte a disminuir las posibilidades de que un medicamento afecte tu embarazo.

De todas maneras, si tu médico te indica determinado antibiótico lo hará considerando que la infección en sí es más peligrosa que el medicamento, también para tu bebé, y que debe ser tratada de inmediato. En ese caso, te indicará la menor dosis posible.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: