¿Qué es el embarazo psicológico? » LetsFamily
embarazo

¿Qué es el embarazo psicológico?

¿Por qué se produce el embarazo psicológico?

En general es un trastorno que aparece en mujeres de entre 20 y 40 años, casadas o en pareja, que ansían ser madres más que nada en el mundo, o que están realizando tratamientos de fertilidad. A veces también puede ocurrir en adolescentes o mujeres muy jóvenes que no quieren quedarse embarazadas y tienen mucho miedo a un embarazo no buscado. También en mujeres mayores, ya menopáusicas, en las que aún hay un deseo latente de ser madres o de volver a serlo.

En algunos casos, se dan embarazos “solidarios”, por identificación y cercanía con una amiga, una hermana o una prima que sí están embarazadas. Por último, el embarazo psicológico puede estar ligado a otros trastornos, como la depresión o la ansiedad.

¿Qué síntomas pueden aparecer?

Es tan grande el poder de la mente sobre el cuerpo que en el embarazo psicológico se alteran las hormonas y pueden aparecer síntomas de embarazo muy reales, como la ausencia de menstruación, las náuseas matutinas, el cansancio y el aumento de peso. Aunque parezca sorprendente, hasta un test de embarazo puede arrojar un falso positivo, debido a la presencia de la hormona gonadotropina en sangre. Con el correr de los meses, en algunas mujeres aparece una barriga redonda muy similar a las de verdad.

¿Cómo distinguirlo de un embarazo verdadero?

Un indicador a simple vista es el ombligo: a diferencia de lo que ocurre en un embarazo de verdad, el ombligo no se borra ni sale “hacia afuera”. Por supuesto que un análisis de sangre, una ecografía y una monitorización hechas por un médico demostrarán la ausencia de embrión o de feto, y que el aparente embarazo no es tal. Sin embargo, a muchas mujeres les cuesta terminar de creer que el embarazo que llevaron convencidas durante meses jamás fue real.

Tratamiento a seguir

En primer lugar, la paciente debe recibir apoyo, comprensión y paciencia, ya que le puede resultar tan dolorosa la noticia como si de una pérdida se tratara. A veces los síntomas desaparecen por sí solos cuando la mujer se convence de que en verdad no ha estado embarazada. Otras veces se pueden suministrar medicamentos para regular la menstruación, y de este modo ayudarle a superar la ilusión del falso embarazo.

En algunos casos suele ser necesario un tratamiento psicológico, en especial si el embarazo utópico forma parte de un cuadro de depresión o de ansiedad.

Finalmente, en algunos casos ayuda a la paciente comprender que el hecho de que este embarazo no haya sido real, no significa que no pueda quedarse embarazada en un futuro.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: