¿Qué es la estimulación prenatal?

Comentar: (0)

Compartir:

estimulación prenatal

Tal vez hayas oído hablar de la estimulación temprana, esa serie de juegos y ejercicios que se ponen en práctica con los bebés desde pequeños, y que buscan desarrollar al máximo todo su potencial. Pero, ¿sabías que no tienes que esperar a que el bebé nazca para comenzar a estimularlo?

¿Por qué es importante la estimulación prenatal?

A diferencia de lo que se creía hace algunas décadas, el cerebro del bebé cuando nace no es una hoja en blanco. Por el contrario, las primeras conexiones neuronales –el aprendizaje, vamos- comienzan a generarse dentro del útero. En el segundo y el tercer trimestre de embarazo tiene lugar el impresionante desarrollo del sistema nervioso.

Los bebés que reciben estimulación de sus sentidos desde la barriga tienen más conexiones neuronales y demuestran después mayor capacidad de adaptación al entorno y en definitiva, mayor aprovechamiento de sus funciones mentales. Pero además, los padres que ponen en práctica las técnicas de estimulación prenatal aprenden a conectarse antes con su hijo y fomentan lazos de apego más estrechos aún antes del parto.

 

¿Qué beneficios le trae a la madre?

También se insiste en que la estimulación prenatal ayuda no solo al bebé, sino también a la futura mamá. Las técnicas pueden servirle para relajarse, reemplazando las descargas de las hormonas del estrés (como la adrenalina y el cortisol) por endorfinas, que tan beneficiosas le son al bebé. Una mamá más serena disfrutará más de su embarazo, tendrá mejor sistema inmunológico y estará más atenta a responder a las necesidades de su hijo cuando este nazca.

 

Algunos ejercicios de estimulación prenatal

La estimulación prenatal busca estimular desde el vientre la comunicación entre el bebé y sus padres, y los sentidos en desarrollo del niño. Y no son necesarias técnicas complejas sino que se pueden poner en práctica ejercicios muy simples. Teniendo tantas ventajas, ¿qué esperas para ponerla en práctica? ¡Lo bueno es que tal vez ya estés haciendo muchas de estas técnicas sin saberlo!

  • Hablar con el bebé: El bebé oye desde la semana 26. Por eso, los bebés nacen sabiendo distinguir no solo la voz de su madre, sino reconociendo los sonidos de la lengua materna. Es bueno que tanto tú como tu pareja habléis con el bebé y le cantéis.
  • El tacto: Es un gesto instintivo acariciar tu tripa con ternura, ¿verdad? Prueba hacerlo en círculos mientras te aplicas crema, a diferentes velocidades, con pequeños toques con la punta de los dedos, etc. Son todos estímulos para tu bebé.
  • Música y más música: Al bebé le hace mucho bien estar expuesto a diferentes sonidos y ritmos. ¡No hace falta colocarse auriculares en la barriga! Puedes escucharla al volumen habitual. Verás cómo tu bebé se mueve.
  • Ilumina tu barriga: Ya sea utilizando el haz de una linterna, o bien dejando que el sol te dé de lleno, es una buena manera de que el bebé, a partir de la semana 24 , comience a percibir diferentes tonalidades a través de tu piel.

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 3.5 (2 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies