¿Qué instrumental se utiliza durante un parto? » LetsFamily
Instrumental durante el parto

¿Qué instrumental se utiliza durante un parto?

Puede que al ver tanto personal y tantos extraños artefactos te impresiones un poco, pero no debería ser así. Para tu tranquilidad, aquí te contamos cuáles son los principales elementos que se pueden emplear en el parto y qué función cumplen. En un parto normal, posiblemente ni haga falta utilizarlos.

El fórceps

Es el más antiguo de los instrumentos. Parecido a una tijera, está formado por dos palas que se articulan y que se introducen por la vagina para ayudar a que la cabecita del bebé se acomode y a acortar el período expulsivo cuando no está garantizado el bienestar fetal. Se lo emplea cuando el bebé no está bien colocado y el parto no avanza. Es el único de los instrumentos que sirve para rotar la cabeza del bebé cuando esto es necesario. Su uso puede dejar alguna lesión visible en la cabeza o en el rostro del recién nacido, pero normalmente estas se curan en pocos días.

La espátula

Puede utilizarse una sola o dos. Son ramas similares al fórceps, pero sin articulación. Se parecen a un calzador y cumplen la misma función, ayudando a que descienda la cabecita del bebé. Se diferencian del fórceps en que no sirven para rotar la cabecita. Por eso, a veces los médicos recurren a una ecografía para observar exactamente el ángulo y la posición del bebé, y así decidir cuál instrumento es el más apropiado.

La ventosa

Similar a una campana, puede estar hecha de diferentes materiales (como plástico o silicona). En todos los casos se la encaja en la cabeza del bebé y se la conecta con una bomba de vacío. Se la emplea con suavidad en cada contracción para ayudar al descenso del bebé. A veces, los recién nacidos pueden tener como consecuencia una leve hinchazón en su cabecita, que va remitiendo con el paso de los días.

Si bien ninguna mujer desearía requerir estos instrumentos para dar a luz, lo cierto es que en manos expertas el instrumental de partos puede ser de gran ayuda: mujeres con cardiopatías, desprendimiento de retina u otra condición que les dificulte pujar, bebés que no están en la posición cefálica ideal para el nacimiento, o partos que se prolongan. Bien empleado, el instrumental del parto es seguro y si bien puede traer algunas complicaciones menores tanto en la madre como en el bebé, la decisión de utilizarlo responde a evitar complicaciones más severas.