Reposo en el embarazo — Lets Family

Reposo en el embarazo

Para empezar, hay que saber los tres tipos de reposo que existen:

  • El primero es que te digan que tienes que tener tranquilidad. Nada de estrés y poco esfuerzo físico.
  • El segundo es el reposo moderado, de la cama al sofá y viceversa y, además, suele ser necesaria la baja laboral.
  • El reposo absoluto. No moverte nada. Tienes que estar en la cama las 24 horas, salvo cuando vayas al baño.

Lo primero que tienes que hacer es buscar apoyo: redes, foros y, sobre todo, de tu familia y en concreto de tu pareja si la hay. Además, si tienes otros hijos este apoyo será fundamental para cuidarles y ayudarles. Asimismo, necesita mucho apoyo psicológico porque suelen tener gran temor a perder al bebé. Este miedo también se extrapola al terreno laboral, en el que la mujer suele sentir temor de perder su puesto de trabajo por una baja prolongada.

Para que el reposo se haga lo más llevadero posible, podéis seguir estos consejos:

  • El primero de todos, es dejar todo lo necesario como teléfono, clínex, agua, etc. cerca de la cama, dónde lo podamos coger sin levantarnos. No podemos estar haciendo viajes constantemente.
  • Prueba, si tienes otro hijo, a disfrutar con él: podéis ver una película, ayudarle con los deberes o aprovechar y leerle un cuento.
  • Si quieres, puedes hacer punto: hacer una mantita al bebé, un cuadro de punto de cruz. Es relajante y te ayudará a pasar el tiempo, además de hacer cosas muy útiles. También puedes probar a colorear libros para adultos, escribir o a navegar en el ordenador.
  • Puedes hacer algunos ejercicios muy suaves para desentumecer tus músculos (siempre que el médico no lo haya prohibido). En cualquier caso, si os animáis, pedidle consejo y sabrá qué movimientos podemos y cuáles no podemos hacer.
  • Intenta estar optimista. Vístete todos los días, arréglate si te gusta hacerlo, ¿qué más da que nadie te vaya a ver? Seguro que te hace sentir mejor contigo misma y, por ende, pasar mejor tu embarazo en reposo.
  • Y, si un día estás más desesperada, piensa que cada vez queda menos para conocer a tu bebé.

¡Mucho ánimo!