Rutinas de belleza a evitar mientras estés embarazada

Comentar: (0)

Compartir:

A lo largo de estos nueve meses, tu cuerpo cambia, a veces no te reconoces a ti misma, y quieres sentirte espléndida de todos modos. Hay muchas cosas que puedes hacer durante el embarazo para verte bien, pero existen determinadas rutinas de belleza que por el contrario, deberías evitar. Se trata de tratamientos que, en la mayoría de los casos, no está demostrado que sean perjudiciales para tu bebé, pero tampoco hay evidencias de su inocuidad, y que por lo tanto es preferible dejar para después del parto. Aquí te contamos cuáles son.

Camas solares y bronceado por spray

Las lámparas de rayos UVA están totalmente contraindicadas en el embarazo. Asimismo, también deberías evitar las cámaras de pulverización para obtener un bronceado químico. Si quieres lucir una piel bronceada lo mejor es esperar a después del parto, ya que exponiéndote al sol es muy posible que, más que un bronceado, solo consigas manchar tu piel, que durante estos meses está especialmente sensible. Mejor cuidarse con una buena protección solar de factor UV elevado.

Depilación

Evita los tratamientos de láser, electrólisis o luz pulsada mientras estés embarazada, ya que no se ha demostrado que sean inocuos para tu bebé. Si bien la cera caliente no puede dañarlo, sí corres riesgo de manchar tu piel. Es preferible depilarte con cera fría, con máquina depilatoria o con una rasuradora.

No está probado que las cremas depilatorias y la decoloración del vello afecte en modo alguno al bebé, aunque por la sensibilidad de la piel en esta etapa podrían causarte una reacción alérgica. En todo caso, pruébalas en una superficie pequeña del cuerpo, y solo después del primer trimestre.

Tatuajes y piercings

El embarazo no es momento para tatuarse o perforarse, por el riesgo de infección que estas prácticas implican. En todo caso, puedes esperar a que nazca tu bebé y escoger un bonito diseño de tatuaje con su nombre.

Sauna e hidromasaje

Durante el embarazo hay que abstenerse de los tratamientos estéticos que aumenten la temperatura corporal, ya que esto puede ser peligroso para ti y para tu bebé. Podría bajarte repentinamente la tensión arterial y provocarte un desmayo. También puede incrementarse la sensación de náuseas.

Otros tratamientos invasivos

Deja para más adelante los peelings, las operaciones y cualquier otro tratamiento estético que implique aplicarse inyecciones (como el botox). Por más que hayas planeado estos procedimientos con antelación, es preferible postergarlos para después de que nazca el bebé.

Hay otras rutinas que sí están permitidas: puedes aplicar mascarillas orgánicas, maquillarte, hacerte un masaje relajante y cuidar tu piel con cremas humectantes. Como sea, siempre procura que tu rutina de belleza durante el embarazo sea lo más natural posible.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados