5 Planes para un San Valentín Romántico Embarazada - LetsFamily
san valentin embarazada

5 planes para pasar un San Valentín romántico embarazada

Quizás al leer el título de este post has pensado, ¿cómo voy a celebrar San Valentín embarazada si no puedo beber, comer jamón, sushi, o una carne al punto? Pues sí, uno de los planes que te proponemos -no podemos ser más originales- es una cena romántica, ¡eh! pero no es el único 🙂

Sin embargo, hay alternativas a todas las delicias que aparecen en ese pensamiento. Bueno… de casi todas, un buen jamón pocas alternativas tiene, pero… ¿Sabías que existe sushi para embarazadas? Lee, lee:

Un clásico, la cena romántica en San Valentín

Si eres una amante de la gastronomía, una cena en San Valentín será tu opción favorita, (aunque este año posiblemente tengamos que hacer la cena de San Valentín en casa).

Bien, como te adelantamos más arriba, si eres una Sushi adicta, existen menús para embarazadas. En algunos restaurantes japoneses hacen un tipo de sushi con verduras, tortilla, aguacate y otros pescados cocinados (como la anguila), que están muy bien como sustitutos del sashimi, los makis o los riquísimos niguiris de pescado crudo (se nos hace la boca agua). Busca en Google “sushi para embarazadas”, seguro que en tu ciudad se han puesto las pilas y en algún restaurante japonés ya lo ofrecen.

Si eres carnívora 100% y te encanta la carne casi cruda, puedes optar por pedir o preparar una buena ternera bien cocinada, pero buena de verdad, ¡tira la casa por la ventana!, te saldrá algo más caro, pero podrás disfrutar de un buen filetón de carne.

Y… ¿Qué hacemos con el alcohol? Existen cervezas 0,0 fabricadas recientemente que están muy bien. Y también puedes buscar en sitios más especializados vinos sin alcohol.

Y si esas opciones no te convencen, cena lo que más te apetezca ese día: fresas, gazpacho o salmorejo, tortilla de patatas, pizza, patatas fritas, un día es un día. Además, ¿cuántas veces vas a estar embarazada en San Valentín?

Un buen espectáculo

Si tu barriga aún te lo permite (todas sabemos lo incómodo que son los asientos de los teatros y cines) puedes optar por ver una buena obra de teatro o peli de estreno. Si ya no estás para esos trotes o si la situación no lo permite, siempre está la opción de sofá: peli y palomitas de microondas, mmm ¡qué delicia para una embarazada! ¡Un San Valentín 100% casero!

Mimarse en pareja, un buen plan para pasar San Valentín embarazada

Puedes sorprender a tu pareja con un masaje para dos, bañera calentita llena de espuma, velitas, mucho amor y después… no hace falta que te diga lo que viene 😉 Aprovechad ahora, que cuando nazca el bebé, buscar un momento tranquilo entre pañales, tomas y llantos va a ser muy difícil.

Pequeños gestos que valen mucho

Si no tienes muchas ganas de cena, ni de salir, ni de baños y, además, los gastos se os están acumulando, los pequeños detalles valen muchísimo y ahora tienes tiempo para poder prepararlos. Y estás de enhorabuena, el embarazo estimula la zona creativa del cerebro…bueno, no es verdad, pero es igual, seguro que tu bebé te ayuda a hacer un regalo muy especial 🙂

Puedes optar por preparar un desayuno en la cama, realizar un pequeño vídeo explicando cómo os conocisteis y cómo habéis llegado hasta el momento de tener un bebé, escribir una lista de todas las cosas que te encantan de tu pareja (guárdala cerca para releerla después del parto :-D), ¡Seguro que a ti se te ocurren muchas cosas más!

Y, si el presupuesto y la situación lo permite, viaja en San Valentín

Podéis hacer un viajecito a la playa, iros a una habitación de hotel de lujo, navegar en barco, todo lo que se te ocurra estará bien. Le llaman el “babymoon”, una oportunidad de estar a solas en pareja antes de que el bebé demande toda vuestra atención.

¡Disfruta del momento y de San Valentín!

Una canastilla gratis para tu bebé