Séptimo mes de embarazo: los últimos retoques

Comentar: (0)

Compartir:

Séptimo mes de embarazo: los últimos retoques

Ya has entrado en el tercer trimestre, la última etapa del embarazo que, a medida que se acerca la fecha del parto, puede parecerte más larga de lo que imaginabas. En efecto, las sensaciones placenteras del segundo trimestre van dejando paso a mayores incomodidades propias del aumento de peso

Es importante que tengas paciencia, que procures descansar todo lo posible y que te conectes con tu bebé, que puede escucharte y reconocer tu voz.

El bebé sigue creciendo

En torno a la semana 28, tu bebé estará pesando un kilo aproximadamente. Si pudieras ver su piel notarías que ya no es translúcida sino que se va aclarando, a medida que bajo la dermis se depositan capas de grasa. El lanugo que lo estaba recubriendo comienza a desprenderse y flota en el líquido amniótico. Notarás que se mueve mucho y hasta percibirás cuando tiene hipo. Hacia la semana 31 ya se encuentra totalmente formado, con la excepción de sus pulmones, que aún no han terminado de desarrollarse. Un bebé que nace en esta etapa tiene muchas posibilidades de desarrollarse adecuadamente y de no tener secuelas, si bien necesitará asistencia respiratoria y soporte para mantener su temperatura corporal.

Controles de este mes

Como todos los meses, tu médico te medirá la barriga y controlará tu tensión arterial, muy importante en esta etapa para detectar una posible preeclampsia.También debe vigilar tus niveles de hierro para prevenir una posible anemia. Si hace falta, te indicará un suplemento o un refuerzo adicional de este mineral.

El séptimo mes es un buen momento para apuntarte a un curso de preparación para el parto. Si bien aún falta para tu fecha probable de parto, no esperes hasta último momento para hacer el curso.

Síntomas y cambios en tu cuerpo

El tercer trimestre es un período que para muchas embarazadas resulta molesto e incómodo. Por ejemplo, es habitual padecer de problemas digestivos, tales como el estreñimiento, debido a que la digestión se hace más lenta. Procura hidratarte lo suficiente y consumir alimentos ricos en fibra. También es común que aparezcan dolores de espalda y en las piernas, tobillos hinchados y dificultades para dormir, tanto porque ya no sabes cómo ponerte cómoda como también por la ansiedad debido a que falta menos para el parto.

Procura seguir haciendo ejercicio suave, tal como una rutina de yoga para embarazadas, caminata o natación. Todo ello te ayudará a mantenerte mejor en forma, a combatir el insomnio y calmar tu ansiedad. Además, ciertas técnicas de relajación y control de la respiración pueden serte muy útiles cuando llegue el gran día.

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados