Dolor en las articulaciones durante el embarazo » LetsFamily
dolor articulaciones

Dolor en las articulaciones durante el embarazo

En principio, hay dos causas por las que se producen dolor en las articulaciones durante el embarazo: las hormonas y el aumento de peso. Durante el embarazo, el cuerpo segrega ciertas hormonas que ablandan y distienden las articulaciones de la pelvis, haciendo lugar al útero a medida que va creciendo. Como efecto secundario, otras articulaciones del cuerpo (como las rodillas, los tobillos y las muñecas) también pueden distenderse y doler. Por otro lado, al ir aumentando de peso también sobrecargamos los músculos y las articulaciones del cuerpo, y por eso pueden doler con facilidad. Esto sucede especialmente en el tercer trimestre de embarazo, cuando el cuerpo ha aumentado considerablemente de peso.

La importancia del ejercicio

La mejor manera de prevenir la aparición de estos dolores es manteniéndose activa. Hacer un ejercicio suave, como caminatas, natación o yoga, ayuda a mantener en forma las articulaciones y a evitar que duelan. Con la natación se entrena la movilidad de las articulaciones de la cadera, consigue que te sientas más ligera y es segura al evitar sufrir impactos fuertes. Al acercarse el final del embarazo, nadar «a espalda» con ayuda de un flotador contribuye a aliviar las molestias lumbares. Por su lado, el yoga ayuda a prepararse para el momento de dar a luz. Además, favorece la elasticidad y consigue que las embarazadas noten una mejoría en su tono muscular.

Por otro lado, mantenerse en actividad durante todo el embarazo es una manera de no aumentar excesivamente de peso. Si bien es saludable y necesario subir algunos kilos, no hay que excederse de lo que recomiendan los médicos para evitar, además de dolores, otras consecuencias negativas.

Otros consejos para evitar el dolor

Si sientes dolor en los tobillos o en las rodillas, después del ejercicio procura descansar un buen rato con las piernas hacia arriba (por ejemplo, apoyadas contra una pared) para permitir que la sangre fluya y que se desinflamen. Algo más que puedes hacer para prevenir dolores articulares es utilizar una faja alrededor de la cintura (para distribuir mejor el peso de tu barriga de embarazo), o bien férulas en las muñecas o en las rodillas. Y ya, desde el primer trimestre, es preferible que cambies los tacones altos por un calzado más cómodo.

Remedios naturales para el dolor de articulaciones

Si ya estás experimentando dolor en las articulaciones, existen algunos remedios naturales totalmente seguros durante el embarazo:

Masajes: En primer lugar, puedes beneficiarte mucho de un buen masaje, incluso si te lo aplicas tú misma.

Aplicar calor o frío: También ayuda aplicar frío o calor en las zonas afectadas. Prueba a alternar un baño caliente con la aplicación de compresas de hielo en las zonas articulares.

Acupuntura: Algunas embarazadas experimentan alivio con tratamientos de acupuntura.

Suplementos de hierbas o aceite omega 3: Con la autorización de tu médico puedes recurrir a ciertos suplementos de hierbas, o de aceite omega 3, que ayudan a mejorar el dolor en las articulaciones.

Una canastilla gratis para tu bebé