Dolores en el pecho: síntomas de embarazo Lets Family
dolores-en-el-pecho

Síntomas de embarazo: dolores en el pecho

El dolor, las molestias o la congestión en los senos son síntomas de embarazo muy característicos. De hecho, algunas mujeres sospechan haberse quedado embarazadas precisamente por este tipo de dolor, que suele aparecer incluso antes de que el test de embarazo confirme el estado. Aquí te contaremos algunas cosas más acerca del dolor de pechos, a qué se debe y cómo puedes aliviarlo.

Dolores en el pecho: ¿embarazo o dolor premenstrual?

El dolor en los senos que aparece en las primeras semanas de embarazo puede confundirse con el síntoma similar que muchas mujeres experimentan cuando está por llegar su menstruación. Tanto en el embarazo como en los días previos al período, los senos pueden congestionarse y tornarse muy sensibles. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede mes tras mes, cuando hay embarazo se aprecian cambios notables en la forma y el color de los pezones, que tienden a oscurecerse.

 El aumento de volumen

El dolor en el pecho se experimenta sobre todo en el primer trimestre de embarazo, y se debe a que las glándulas mamarias comienzan a prepararse para la lactancia. Los pechos aumentan su volumen y por eso puedes experimentar tirantez, dolores punzantes e intermitentes o mayor sensibilidad al tacto. Si bien continuarás ganando volumen en el pecho (hasta un kilo de tu aumento de peso puede deberse al mismo), la congestión y el dolor no suelen ser tan intensos después de la primera etapa del embarazo.

Has de saber que algunas mujeres experimentan este síntoma más que otras: si normalmente tienes poco volumen de busto, el aumento será más notorio. También se suele manifestar con más frecuencia en el primer embarazo que si ya has tenido hijos antes.

Otras consecuencias

Tus pechos pueden sufrir otras modificaciones, como por ejemplo comenzar a segregar gotas de calostro (el mismo líquido que alimentará a tu bebé durante sus primeros días de vida). También puede aparecer un bulto: una molestia que se debe a que se te haya tapado un conducto de la leche. Si pese a tratar la inflamación con calor y frío, así como con masajes locales, la inflamación persiste, consulta a tu médico.

Cómo aliviar las molestias en los senos

Lo mejor que puedes hacer es utilizar un sostén adecuado, ya que sin soporte los pechos dolerán más, sobre todo mientras haces ejercicio. Evita los que tienen aros de metal, que podrían agravar el dolor y las molestias. Recuerda ir cambiando de talla de sostén a medida que aumenta el volumen de tus pechos. Las duchas de agua tibia o la aplicación de compresas frías pueden ayudar a aliviar las molestias más intensas. Y procura relajarte, que pronto este síntoma irá cediendo.