Gases en el embarazo » ¿Por qué se producen? » ¿Cómo evitarlos?
gases en el embarazo

Los molestos gases en el embarazo

De entre los síntomas más comunes del embarazo, quizá los gases sean los que te hagan sentir más incómoda. Los gases pueden aparecer ya en las primeras semanas de embarazo, pero son más habituales en el segundo y tercer trimestre, debido al crecimiento del útero. Hay que tener en cuenta que ciertos alimentos provocan un aumento de los gases y otros contribuyen a una mejor digestión. Además, siguiendo algunos sencillos consejos podemos conseguir que los molestos gases no se conviertan en un verdadero suplicio en el embarazo 

¿Por qué se producen los gases en el embarazo?

Como ocurre con otros síntomas, puedes responsabilizar a las hormonasTus procesos digestivos se vuelven más lentos producto del aumento de la progesterona, esto hace que se incrementen los gases y la hinchazón abdominal. Por esa misma causa puedes padecer otras molestias digestivas, como ardor estomacal, estreñimiento o sensación de pesadez. Pero, además, como los órganos están más comprimidos conforme el útero sigue expandiéndose, los gases de siempre resultan ahora particularmente molestos y hasta dolorosospudiendo aparecer en forma de puntadas en lugares insólitos de tu abdomen convirtiéndose en algo habitual en el segundo y tercer trimestre del embarazo. 

Alimentos que te conviene evitar

En realidad, cada embarazo es único, y no a todas las embarazadas les producen gases las mismas comidas. Por eso, se recomienda que anotes durante unos días qué alimentos ingieres para así reconocer cuáles te producen gases. Por ejemplo, algunas embarazadas desarrollan cierta sensibilidad a la lactosa. Sin embargo, es muy probable que puedas atribuir tus gases a las proverbiales legumbres, las coles, la cebolla, el repollo, el brócoli, los garbanzos, las alubias o los granos enteros. También deberías evitar las frituras, las comidas picantes, los endulzantes artificiales y, desde ya, las bebidas gasificadas. Además, hay alimentos que contribuyen a reducir o facilitar la expulsión de gases como el yogur, la papaya o la piña. 

Se recomienda que anotes durante unos días qué alimentos ingieres para así reconocer cuáles te producen gases

Otros consejos para sentirte mejor

Además de cuidar tu dieta y tu alimentación hay otras prácticas que pueden aliviar tus gases en el embarazo 

  • Tomarte tu tiempo para terminar el plato, masticando bien cada bocado, sin hablar mientras comes para evitar introducir aire en el organismo y sentarte en posición erguida. 
  • En el caso de que sufras de molestias digestivas se aconseja repartir tus alimentos diarios en varias porciones pequeñas, distribuidas a lo largo del día.  
  • Mantenerte bien hidratada: Beber al menos 8 vasos de agua al día hará que padezcas menos estreñimiento, y esto a su vez aliviará los gases.
  • El efecto de los gases en el organismo se suele notar más por la noche, por lo que es conveniente cenar unas horas antes de meterte a dormir. 
  • Evitar las prendas de vestir muy ceñidas, que contribuyen a presionar tu abdomen.  
  • Realizar ejercicio ya que, entre otros beneficios, ayudará a acelerar tus procesos digestivos. Por ejemplo, el yoga para embarazadas cuenta con algunas posiciones que pueden ayudarte (en la intimidad de tu hogar) a despedir los gases con más facilidad. Caminar un rato cada día también es otro de los ejercicios que pueden ayudarte.  
  • Es importante no retener los gases, aunque esto a veces es complicado si nos encontramos en un lugar con más gente. Retenerlos puede provocar dolor, por lo que siempre que sea posible es necesario acercarte al baño para expulsarlos. 

Puede que este síntoma te haga sentir vergüenza e incomodidad, pero has de saber que no eres la única, sino que es muy frecuente en el embarazo. Y ya ves que, con algunos buenos hábitos, puedes minimizarlo. 

Una canastilla gratis para tu bebé