Síntomas de embarazo: sudoración en exceso

Comentar: (0)

Compartir:

Una mujer levanta un brazo y al lado un hombre se tapa la nariz por el olor

Estar embarazada implica con frecuencia atravesar pequeñas molestias e incomodidades, que sobrellevamos con buen ánimo ya que sabemos que la recompensa al final de los nueve meses es enorme: poder tener entre los brazos a nuestro pequeño recién nacido. Uno de los síntomas de embarazo que puede pillarte desprevenida es sufrir de sudoración excesiva, también conocida como hiperhidrosis. ¿Por qué ocurre? ¿Cómo podemos aliviarnos?

En qué consiste

La hiperhidrosis, o sudoración excesiva, es la producción por parte del organismo de mayor cantidad de sudor, sumado a un olor más penetrante del mismo. Todo esto genera muchas molestias en las mujeres embarazadas, si bien es un síntoma por lo demás inocuo. El sudor suele ser más abundante durante las noches. Es un síntoma que por lo general suele aparecer en el tercer trimestre de embarazo y desaparecer después de dar a luz.

¿Por qué ocurre en el embarazo?

Hay diversas causas por las que la hiperhidrosis ocurre en el embarazo. Por un lado, la mayor circulación sanguínea hace que la temperatura corporal aumente. Por otro lado, las embarazadas tienden a retener líquidos, como ocurre también con las mujeres durante la menopausia, y en algunos casos con la píldora anticonceptiva. Por su parte, las hormonas del embarazo son responsables del incremento del olor corporal.

Además, la sudoración excesiva está relacionada con el aumento de peso. Si has subido más kilos de los aconsejados, es más probable que te toque experimentar este molesto síntoma.

Cómo tratar la hiperhidrosis y qué hacer para prevenirla

En principio, la medida más importante a tomar es mantenerse bien hidratadas, bebiendo al menos 8 vasos de agua diarios e incorporando más frutas y verduras frescas. El sudor en exceso no es peligroso, pero sí lo es la deshidratación.

Además, es necesario cuidar aún con mayor empeño la higiene corporal: si es necesario, dúchate más de una vez al día, empleando jabón neutro y secándote suavemente con toallas de algodón. Viste prendas bien frescas y holgadas de tejidos naturales, y procura que la temperatura ambiental de tu casa no supere los 22 ºC durante el día, y un par de grados menos por las noches.

Cuándo acudir al médico

Si tu sudoración en exceso está afectando tu vida cotidiana y te impide realizar tus tareas, acude a un dermatólogo, que probablemente te aconseje algún remedio. Por otro lado, controla que la sudoración no esté acompañada de otros síntomas como taquicardia, fiebre u otros síntomas que sí requieren de por sí una consulta médica.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados