Evaluación suelo pélvico | Profesionales que la realizan » LetsFamily
evaluacion suelo pelvico podoposturologo y otros profesionales sanitarios que la realizan

El suelo pélvico: la labor del Podoposturólogo y otros profesionales sanitarios

 

Artículo escrito por: Sophie Léost, podoposturóloga en Clínica Arvila Magna

¿Un Podoposturólogo para mi reeducación perineal? ¿Porqué?

Durante los nueve meses de embarazo, el cuerpo de una mujer se transforma en un «cuerpo de madre» y se modifica para acoger a un nuevo ser. Después del parto, la euforia del nacimiento y el ballet de hormonas, nos reencontramos de nuevo con nuestro «cuerpo de mujer». El cuerpo ha sufrido más o menos esta transformación dependiendo de cada cual. Es por eso que es necesario cuidarlo: solo tenemos un cuerpo y no podemos reemplazarlo. Ya sea un parto natural o una cesárea, nuestro suelo pélvico ha estado sometido a una dura prueba. Es deseable, y debería ser automático para todas las mujeres que han dado a luz, tener una evaluación del estado de su suelo pélvico, así como su impacto en el resto del cuerpo.

 

¿Porqué una evaluación del estado del suelo pélvico?

Porque esta parte del cuerpo es un punto clave de intersección entre la parte alta y baja, y la delantera y la trasera; y las secuelas son muy frecuentes. Las más habituales son: incontinencia; infecciones urinarias repetitivas; relaciones sexuales dolorosas; dolor de vientre, de rodillas, en los pies, la espalda, etc… A veces son pequeñas molestias al inicio, que se convierten en dolores agudos con el paso del tiempo y terminan por afectar a la comodidad diaria. Puede ser que tengáis alguna de las patologías que hemos enumerado. Como guía, la incontinencia afecta a una de cada dos mujeres adultas y se tiene en cuenta con la primera gota que se escapa.

Para ello, contamos con diversos profesionales sanitarios capacitados en la evaluación del suelo pelvico y las consecuencias de la disfunción: ginecólogo, osteópata, fisioterapeuta, podoposturólogo (lista no exhaustiva). Estos terapeutas deben tener una cosa en común: tener una visión global del cuerpo, teniendo en cuenta la zona pélvica y el sistema urogenital, cada uno en su campo de especialización.

Para comprender completamente lo que hace cada uno de estos especialistas, es útil repasar brevemente cómo está organizado un cuerpo para funcionar a nivel muscular. El músculo está siempre en tensión constante, lo que se llama tono muscular, por lo que nunca está en reposo total. Puede estar muy tenso todo el tiempo, lo que llamamos hipertensión, o muy poco tenso, que es la hipotensión. Para que un músculo funcione, necesita un comando, un nervio. Los nervios son parte de una red, y esta red se ocupa de la interacción de todo el cuerpo, informan a nuestro cerebro sobre el entorno en el que operamos y todo lo que sucede dentro de nuestro cuerpo. Entonces, si un nervio está fallando, toda la red se ve afectada en una escala más o menos grande y en un plazo más o menos largo.

El rol de la ginecóloga, con la comadrona, es estar allí para acompañar a la embarazda antes, durante y después del parto. El rol del osteópata es el de volver a conectar el nervio al músculo y trabajar sobre la tensión de este. El trabajo de un fisioterapeuta es el de reforzar el grupo muscular o el músculo que se ha lesionado. El Podoposturólogo, que es el profesional de la podología especializado en la postura, podrá complementar el tratamiento del osteópata y del fisioterapeuta con la ayuda de un examen clínico global que definirá un tratamiento con plantillas posturales.

 

 ¿Cómo es la labor del podoposturólogo?

El podoposturólogo colocará elementos debajo del pie en lugares y alturas específicos. Las plantillas que elaborará como resultado de este examen se denominan neurosensoriales. Su finalidad es estimular la sensibilidad cutánea plantar y las vías reflejas neuro-musculoesqueléticas que provocan reacciones y modificaciones a distancia. Por ejemplo, ¡la gravilla que se te ha pegado en los zapatos y te hace cojear!

Para despejar algunas dudas sobre los inconvenientes de llevar plantillas: no hace falta comprar zapatos más grandes de lo habitual, no se sienten y no se deben llevar toda la vida.

Hoy en día es cada vez más fácil encontrar terapeutas cerca de casa que trabajan en equipos interdisciplinares. Cada uno de ellos podrá indicarle el camino y el desarrollo correctos del tratamiento a lo largo del tiempo.

Recuerda: escucha tu cuerpo, cuídalo, cuídate.

 

Sophie Léost de Clínica Arvila Magna, Barcelona – Podoposturóloga

Una canastilla gratis para tu bebé