Técnicas de relajación para dormir en el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Técnicas de relajación para dormir en el embarazo

¡Qué difícil que es descansar bien a medida que la tripa crece! No solamente te cuesta más ponerte cómoda, sino que además, es normal que te asalten ciertas preocupaciones o que te vuelvas más ansiosa pensando en lo poco que falta para conocer a tu bebé. Aquí te daremos algunas sugerencias para que puedas relajarte y dormir… ¡ahora que todavía puedes hacerlo!

A la cama, solo a dormir

Lo dicen los expertos: la cama debe ser usada solo para dormir –y, claro, para hacer el amor si te apetece. Nada de llevarse trabajo pendiente, nada de ver las noticias o de buscar en el móvil un término médico. ¡Aleja las pantallas del dormitorio! No solamente las luces interfieren con las hormonas para inducir al descanso, sino que impiden que asocies tu cama con un lugar de descanso y relax.

¿Tienes pendientes? Escríbelos

Si te cuesta dormir porque te asaltan las dudas y temes no recordarlas para preguntárselas a tu médico, o si te preocupa olvidar un turno o si te abruma tener mucho que hacer antes de tu fecha de parto, lo mejor que puedes hacer es anotar todo esto en un cuaderno y dejarlo junto a la cama, en tu mesa de luz. Al volcar por escrito todo lo que te genera ansiedad, lograrás sacarlo de tu cabeza, liberarte y poder relajarte mejor.

Ejercicios de relajación progresiva

Primero, encuentra una posición que te resulte cómoda. Vamos, es difícil a medida que pasan los meses, pero puede ayudarte colocar un cojín entre tus rodillas, tenderte sobre el lado izquierdo y sostener tu espalda con dos o más almohadas.

Una vez que sí, te sientas confortable, cierra los ojos, pero no intentes dormir: concéntrate en una parte determinada del cuerpo, por ejemplo, los dedos de tus pies. Esfuérzate en relajarlos al máximo, siéntelos. Cuando ya estén relajados, piensa en todo el pie y haz lo mismo. Progresivamente, imagina todo tu cuerpo parte por parte, intentando relajar cada músculo, cada articulación, tomándote tu tiempo… cuando te quieras acordar te habrás quedado plácidamente dormida.

Sal de la cama

Quedarse dando vueltas en la cama no solamente es molesto para tu pareja, sino que resulta contraproducente. Si después de un rato de intentar dormirte no consigues conciliar el sueño, mejor es salir, ir a la cocina y beber un vaso de leche tibia, mirar por la ventana, tejer , o incluso leer algo que te resulte aburrido. Espera un rato y vuelve a acostarte.

Simplemente, respira

Y si todo falla, procura no empeorar las cosas sintiéndote mal por no poder dormir. Es normal que alguna vez te ataque el insomnio estando embarazada. Respira, concéntrate en inhalar y en exhalar. Estando acostada igual descansan los músculos de tu cuerpo, tus piernas, tus ojos. Si ya sientes los movimientos del bebé, conéctate con ellos y disfrútalos. Disfruta también de tu respiración pausada, inhala y exhala deteniéndote para aprovechar cada bocanada de aire. El sueño ya llegará.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies