¿Tienes pensado quedarte embarazada? ¡Revisa tus vacunas! » LetsFamily

¿Tienes pensado quedarte embarazada? ¡Revisa tus vacunas!

Para ello, lo mejor es antes del embarazo, es ir al centro de salud, revisar nuestras vacunas y ponerlas al día. Cuando todas las vacunas estén actualizadas, tanto nuestra salud como la del futuro bebé, correrá menos riesgo.

Si no tenemos claro qué vacunas nos pusieron, es muy fácil averiguarlo, ya que en el centro de salud nos pueden realizar un análisis y saber qué vacunas nos pusieron.

Si en el análisis sale una ausencia de defensas, será un indicador de que las futuras mamás no fueron vacunadas o ésta no fue efectiva.

Esto es tan importante porque son las madres, mediante la placenta y la leche materna, quiénes les dan a los niños protección inmunológica para sus primeros dos meses de vida. Pasados estos dos meses, son las vacunas las que protegen a los bebés.

Las vacunas más importantes antes del embarazo son: la triple vírica, que incluye la rubeola, el sarampión y la parotiditis; el tétanos-difteria, la varicela y la hepatitis B.

Es importante tener cuidado si el calendario de vacunación no está actualizado y nos ponemos las vacunas. En caso de administrárnoslas, tendremos que esperar a quedarnos embarazada treinta días.

Por otro lado, hay ciertas vacunas que durante el embarazo están prohibidas administrárnoslas. Estas vacunas son las que están compuestas de microorganismos vivos atenuados o virus, por ejemplo, la triple vírica que antes mencionábamos, la varicela, el polio, la fiebre amarilla o un antigripal intranasal atenuada.

Pero como no todo iba a ser una prohibición, también hay vacunas que se permiten. Estas vacunas están preparadas con toxoides y, sobre todo, se vacuna a la población en riesgo. Una de estas vacunas es la de la gripe, ya que a las embarazadas se les considera población de riesgo y, por tanto, se les vacuna puesto que la gripe en el segundo y tercer trimestre de embarazo puede ocasionar problemas graves como un parto prematuro o una neumonía.

También pueden vacunarse del tétanos y de la tosferina; de la hepatitis B, neumococo o meningococo, si la embarazada en cuestión pertenece a una población de riesgo por su trabajo.

Además, planificar el embarazo beneficiará en muchos otros sentidos, no solo en el de las vacunas. Por ejemplo, tomar anteriormente ácido fólico, saber si sufrimos anemia, etc. Por tanto, como todo, siempre es mejor prevenir antes que curar.

Una canastilla gratis para tu bebé