Tipos de lactancia

Gravatar LetsFamily
letsfamily -
21/12/2022 - Tiempo de lectura 5 mins
Tipologia de lactancia

Este artículo trata de:

Lactancia exclusiva
Lactancia parcial
Lactancia predominante
Lactancia en tándem

Las ventajas de la lactancia materna van más allá del aspecto nutricional y de la protección natural contra las infecciones. Amamantar crea un vínculo muy estrecho entre la madre y el bebé, que favorece el desarrollo psicológico del pequeño, ya que se encuentra más seguro y relajado al sentir el contacto directo con su progenitora. A continuación veremos cuáles son los tipos de lactancia que existen.

Tipos de Lactancia

En líneas generales, se pueden distinguir cuatro tipos de lactancia:

Lactancia Exclusiva

Uno de los tipos de lactancia materna es la exclusiva, que, como su propio nombre indica, consiste en alimentar al bebé sólo con la leche de la madre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) al referirse al tema de la lactancia materna aconseja a las madres que amamanten a sus hijos en exclusiva con su leche hasta que éstos cumplan seis meses. Luego, ya se pueden introducir otro tipo de alimentos en su dieta. Tanto la OMS como Unicef subrayan la importancia de que la lactancia materna comience durante la primera hora de vida del niño. De esta manera, es más fácil que esta actividad se desarrolle sin complicaciones. Ambas instituciones también recomiendan que el lactante sólo tome leche materna durante el primer semestre, que la alimentación se realice cada vez que lo demande el bebé y que no se recurra al uso de tetinas, chupetes y biberones.

Los especialistas recomiendan prolongar la lactancia durante todo el tiempo que sea posible. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja amamantar al niño sólo con leche materna hasta que cumpla seis meses, para que su desarrollo sea el más satisfactorio posible.

Lactancia Predominante

Entre los tipos de lactancia materna se encuentra la lactancia predominante. Con este término nos referimos a aquella que se combina con pequeñas dosis de leche de fórmula. Durante la lactancia predominante, los pequeños pueden ingerir, además de zumos y agua, otros tipos de soluciones de rehidratación oral.

Se trata de productos que se les da a los bebés que tengan altas probabilidades de sufrir desnutrición debido a circunstancias puntuales, como los vómitos o la gastroenteritis. Gracias a estos preparados, los niños recuperan las sales y los electrolitos que les faltan. Los productos destinados a la rehidratación oral están formulados de modo que se adaptan al desarrollo del bebé y a su fisiología.

Lactancia Complementaria

Incluye la leche materna y papillas y alimentos semisólidos. En la lactancia complementaria, deben introducirse alimentos que tengan un alto valor nutritivo y que, además, sean fáciles de masticar y digerir.

Cuando el niño llegue al medio año de edad, la OMS aconseja empezar a incluir en su dieta alimentos de otra clase para que se habitúe a ellos. La curiosidad por coger comida y llevársela a la boca es una señal inequívoca de que el pequeño ya puede iniciar este tipo de alimentación.

Según esta organización, los menores deben comenzar a tomar otros alimentos cuando tengan entre seis y ocho meses. La frecuencia recomendada, al principio, es tres veces al día. Luego, entre los nueve y los 24 meses, puede extenderse hasta las cuatro ocasiones diarias.

Lactancia Parcial

Cuando los pequeños tienen pocos meses de vida y no se alimentan exclusivamente de leche materna, suelen ingerir leche de fórmula. A medida que crecen, pueden incorporar otros alimentos a su dieta.

En la transición de la lactancia exclusiva a la parcial, hay que controlar el peso y la talla del niño para ver si se producen alteraciones. En caso de que el bebé se estancara en su desarrollo físico, no hay problema en volver a retomar la lactancia exclusiva y prolongarla hasta que el pequeño lo necesite. Es esencial tener en cuenta las necesidades tanto del niño como de la madre para saber cómo desarrollar la lactancia, de modo que sea una experiencia beneficiosa para ambas partes.

tipos de lactancia

Otros tipos de lactancia, la lactancia en tándem

La lactancia en tándem se da cuando una madre que ya está dando el pecho a un bebé se queda embarazada, pero sigue con la lactancia durante la gestación, e incluso cuando nace el nuevo bebé continúa dando de mamar a ambos. Como es normal, esta situación puede provocar algunas dudas. Estos son algunos aspectos a tener en cuenta sobre la lactancia en tándem.

¿Puede la lactancia afectar mi embarazo?

No tiene por qué, ya que, siempre y cuando te alimentes bien, tendrás nutrientes para aportar al bebé que se está gestando y para seguir produciendo leche. Sí suele ocurrir que tu producción disminuya drásticamente después de la segunda mitad del embarazo, y que tu hijo mayor necesite más cantidad de alimentos. Solamente se indica el destete durante el embarazo en caso de riesgos de aborto espontáneo o de parto prematuro.

¿El bebé recién nacido tendrá suficiente leche?

Cuando haya nacido tu bebé, procura privilegiar sus tomas sobre las del mayor durante los primeros días (los de la producción de calostro). Pero no te preocupes por la cantidad de leche: las mamás que amamantan en tándem se encuentran con que producen de sobra, igual que las mamás de mellizos, ya que el pecho produce leche a demanda. El niño mayor ayuda a la mamá a no padecer congestiones en el pecho durante la “bajada de la leche”. Y el bebé más pequeño suele aumentar rápidamente de peso, favorecido por una producción abundante de leche gracias al estímulo de su hermano.

lactancia en tandem

¿Qué ventajas tiene la lactancia en tándem?

Las mamás que escogen lactar en tándem lo hacen porque esto ayuda al hijo mayor a no sentirse desplazado, y a desarrollar un vínculo más estrecho con su hermanito. Una vez que hayan pasado los primeros días, los bebés aprenden a mamar juntos y esto puede hacer más fluida la organización familiar. Otras veces, transcurrido un tiempo, los mayores se destetan por sí solos. Y no es verdad que se contagien más enfermedades, no más que cualquier par de hermanitos en contacto.

Algunas posibles desventajas de la lactancia en tándem

Para otras mamás, la lactancia en tándem resulta abrumadora, bien porque cuesta mucho amamantar a dos niños (sobre todo porque a veces los hijos mayores empiezan a demandar el pecho con más frecuencia aún que los pequeños), bien porque reciben críticas por parte del pediatra, de su pareja o de los familiares. Si este es tu caso y quieres sostener tu decisión de amamantar en tándem, busca apoyo en grupos de crianza y de apoyo a la lactancia materna.

Te enviamos a tu domicilio una CANASTILLA PARA TU BEBÉ con muestras de las primeras marcas ¡GRATIS!

¡LA QUIERO!

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos