Ventajas y desventajas del cojín de lactancia en el embarazo » LetsFamily
cojín de lactancia

Ventajas y desventajas del cojín de lactancia en el embarazo

El cojín de lactancia en el embarazo tiene una serie de ventajas a la hora de amamantar al bebé. En este sentido, la comodidad y el confort de la mamá destacan, si bien no son los únicos beneficios de este tipo de artículos.

  •  Flexibilidad: El relleno y la forma del cojín de lactancia permite a la mamá adaptarlo a la postura que adopte a la hora de dar el pecho al bebé. En este sentido, al depositar en él el peso del recién nacido, los brazos de la mamá (así como su espalda) descansan y el propio pequeño se siente más seguro.
  • Variedad: Los materiales y rellenos de los cojines de lactancia son muy variados, por lo que proporcionan suavidad y firmeza a la vez.
  • Comodidad: El cojín de lactancia no sólo vale para dar el pecho a la pequeña/o. En este sentido, la mamá puede colocar en él, en la postura más adecuada, al bebé para que duerma la siesta en su regazo.
  • Favorece las tomas: El cojín de lactancia permite al bebé adoptar una postura más propicia para que las tomas se desarrollen de manera óptima.

Desventajas del cojín de lactancia

En realidad, más que de desventajas del cojín de lactancia podríamos hablar o debatir acerca de si este complemento es o no imprescindible. Muchos expertos estiman que elementos cotidianos, como los cojines normales o las almohadas, pueden hacer su ‘trabajo’ con parecida eficacia.

Asimismo, dependiendo del material del cojín, en ocasiones puede dar mucho calor a la mamá y al bebé. Asimismo, en función de la complexión física de la madre puede que el cojín de lactancia no resulte todo lo cómodo que sería deseable, al quedar el bebé demasiado alto o bajo.