Viajar a otro país durante el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

No es imposible viajar embarazada, aunque tal vez no sea lo ideal. Ya sea por negocios, por motivos familiares o simplemente, porque quieres disfrutar de tus vacaciones junto a tu pareja antes del nacimiento del bebé, puede ser que estés planeando un viaje al extranjero. Durante el embarazo debes tomar ciertas precauciones al organizar tu viaje.

¿Cuándo vas a viajar?

El segundo trimestre del embarazo es una buena etapa para emprender un viaje. Ya no tienes los síntomas de embarazo tan molestos del primer trimestre (náuseas, mareos, cansancio extremo, etc.) y tienes muchos menos riesgos de perder el bebé. Y todavía no estás tan pesada e incómoda como en el tercer trimestre, donde además debes tener en cuenta el riesgo de que el parto se te adelante. Por eso, si puedes, organiza tu viaje para que coincida con algún momento entre las semanas 14 a 28 del embarazo.

Habla con tu médico

Te recomendarán no viajar si tienes tensión arterial alta, pérdidas, amenaza de parto prematuro o algún otro problema. En cambio, seguramente tu doctor no ponga objeción a que viajes si tu embarazo marcha bien. Coméntale tus expectativas de viaje y pide indicaciones en caso de que necesites alguna vacuna (no todas son compatibles con tu estado). No está de más llevar contigo un permiso firmado por el médico, así como copia de tu historia clínica, por si acaso te la solicitan al momento de abordar el transporte.

Seguros de viaje y atención en el destino

Al viajar al extranjero siempre debes contar con un seguro de viajero que cubra, entre otras cosas, atención médica durante todo el tiempo que dure el viaje. Averigua con la empresa qué prestaciones quedan cubiertas si estás embarazada. ¿Qué ocurre si necesitas atención médica? ¿Y si se adelanta el parto? ¿Qué servicios e infraestructura de salud hay en el país que piensas visitar? Si viajas a una gran ciudad probablemente no haya problemas: tan solo asegúrate de tener apuntadas las direcciones de los hospitales o centros de salud más cercanos al lugar donde te alojarás.

Abordar aviones y barcos

Estando embarazada tienes prioridad a la hora de abordar un avión o un crucero, así no deberás hacer fila. Escoge un asiento donde puedas estirar las piernas, sobre todo en viajes largos. Recuerda mantenerte bien hidratada durante todo el viaje. Y en los barcos, si tienes predisposición a marearte escoge camarotes que estén lo más cerca posible del centro del barco, donde el movimiento se siente menos.

En síntesis, es posible viajar embarazada y disfrutar al máximo de tu viaje, siempre y cuando tengas expectativas realistas y tomes las precauciones necesarias para evitarte problemas.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados