¡Vienen dos! Embarazo gemelar

Comentar: (0)

Compartir:

¡Vienen dos! Embarazo gemelar

¿Os acaban de dar la noticia de que vais a ser padres no de uno sino de dos bebés? ¡Enhorabuena! 

Ocurre en uno de cada 80 embarazos, y aunque supone una alegría por partida doble, es normal que te inquietes y surjan algunas preocupaciones relacionadas con las peculiaridades de un embarazo gemelar. ¿Tendrás un embarazo a término? ¿Debes hacer reposo? ¿Te sentirás peor que si fuera una gestación de un solo bebé?

Lo cierto es que este tipo de embarazos sí tiene algunas peculiaridades. Por ejemplo, el aumento de peso es mayor: si en un embarazo único se engorda entre 9 y 13 kilos, en uno gemelar el peso aumenta entre 14 y 15 kilogramos habitualmente. Y no es extraño que acuses más síntomas que en un embarazo de un solo bebé: más náuseas, más acidez, más estreñimiento...

Pero además de cómo te sentirás y qué molestias sufrirás, una de las cosas que más suelen preocupar a los futuros padres y madres cuando reciben la noticia de que vienen dos es qué riesgo corren los bebés. La prematuridad se da con frecuencia en los embarazos gemelares, por lo que tu ginecólogo te dará unas pautas para intentar prolongar el embarazo al menos hasta que se puedan evitar las complicaciones que suelen estar presentes cuando son bebés muy prematuros. Pero entre ellas no está la de comer por tres: tu alimentación debe ser la misma que la de cualquier embarazada, lo que implica que no hay por qué comer más aunque sean dos fetos y no uno el que se está alimentando a través de ti.

 

Embarazo más corto

Por lo demás, todo transcurrirá con normalidad, salvo que al final del embarazo te notarás bastante más cansada que si estuvieras gestando un solo bebé. Y otra peculiaridad: si todo va bien, lo más frecuente es que como el útero está más ditendido, reciba la orden de dilatarse antes, en torno a la semana 37 de embarazo, así que el embarazo será algo más corto.

En cuanto a las revisiones, lo normal es que sí tengas alguna más que cuando se trata de un embarazo único. Y no debes preocuparte por ello, al contrario: es solo para cerciorarse de que todo va bien. Así se vigila más de cerca el desarrollo de los bebés.

Por último, respecto al parto, no tiene por qué acabar en cesárea siempre. Será el quipo médico el que evalúe cada caso, y aunque lo cierto es que algo más del 50% de los embarazos gemelares pasan por una cesárea, cada vez hay más partos vaginales de gemelos o mellizos. La razón es que se ha comprobado que cuando  la cabeza del primer gemelo está hacia abajo no hay ventajas en hacer una cesárea si todo lo demás es normal.

¿Y qué hacer una vez que ya tienes a los dos contigo? Ante todo, mucha tranquilidad: aprenderás a no agobiarte aunque al principio te parezca imposible. Te hablamos de cómo afrontar la maternidad múltiple en este artículo. Y no olvides las grandes ventajas que tendrán tus bebés: un compañero siempre listo para jugar, predisposición a compartir, diversión asegurada con su hermano... ¡Todo un regalo!

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies