5 recursos para manejar el estrés en el embarazo | LetsFamily
embarazo
Control estrés en embarazo

5 recursos para manejar el estrés en el embarazo

Hay muchas razones que puedes tener en tu embarazo para sentirte preocupada, angustiada y hasta estresada: desde los malestares físicos propios de tu estado hasta la incertidumbre acerca de tu rol como madre, pasando por los problemas económicos o el miedo al parto. Sin embargo, el principal motivo para evitar el estrés es lo mucho que puede afectar negativamente a tu bebé. ¿Cómo puedes hacer para controlar este torrente de emociones negativas y sobrellevarlo mejor?

Primero, reconoce cómo te sientes

Es normal experimentar de vez en cuando algunas preocupaciones que te generen estrés. Si tienes un mal día, sientes deseos de llorar o estás desanimada, no añadas a eso culpa por pensar que estás haciendo daño a tu bebé. El estrés es nocivo cuando nos afecta de forma ininterrumpida y prolongada. Por eso, el primer paso para combatirlo es poder identificarlo. ¿Hoy estás pasando por un mal día? Respira hondo, ya pasará. En cambio, si sientes que hace semanas que tu mente no para y que te angustias por cualquier cosa, es momento de parar y pedir ayuda.

Haz ejercicio

El ejercicio regular durante el embarazo hace maravillas por tu salud, y no solo la de tu cuerpo. Mantenerte activa favorece una mentalidad positiva y es una excelente herramienta para combatir el estrés. Más aún si el ejercicio es acompañado por aire libre y luz del sol. ¿Te abruman tus pensamientos? Ponte un calzado cómodo y ve a dar un paseo por el parque.

Descansa y aliméntate bien

Dormir la cantidad adecuada de horas es muy importante. Si te cuesta conciliar el sueño, mantente alejada de las pantallas y vete a la cama temprano. Una infusión de manzanilla y un buen baño caliente pueden ayudarte a relajarte. Por otro lado, cuida lo que comes: los alimentos ricos en azúcares, la cafeína y las grasas aumentan la sensación de estrés. Mejor escoge frutas y verduras frescas, cereales y carnes magras.

Aprende técnicas de relajación

El estrés se puede controlar si sabes determinadas técnicas de respiración, si practicas disciplinas como el yoga o si dedicas algunos minutos a meditar. No hace falta que emplees muchas horas: tal vez solo necesitas dejar de hacer lo que estés haciendo durante un rato, centrar tus pensamientos en la respiración o hacer una visualización de una imagen positiva (por ejemplo, tu bebé) para sentirte mucho mejor.

Evita las situaciones estresantes

Esto no siempre se puede. Vamos, que cierto estrés es inherente al hecho de estar embarazada. Sin embargo, lo mejor sería postergar para más adelante decisiones como una mudanza o un cambio de trabajo.