Cistitis en el embarazo - Causas y remedios | LetsFamily
embarazo
cistitis-en-el-embarazo

Causas y remedios de la cistitis en el embarazo

La infección urinaria o cistitis es relativamente frecuente en el embarazo. Muchas futuras mamás sufren estos episodios durante la gestación. Hoy vamos a hablarte de sus síntomas, causas más habituales, complicaciones y maneras de evitarla.

Síntomas de la infección urinaria

La infección urinaria o cistitis en el embarazo se caracteriza, fundamentalmente, por un escozor o sensación de ardor, más o menos intensa, al orinar. Asimismo, la infección de orina tiene en la sensación de urgencia o apremio otro de sus síntomas fundamentales. En efecto, la infección de orina hace que las embarazadas sientan de manera frecuente ganas de orinar acuciantes que, sin embargo, no se corresponden con la cantidad que luego se expulsa en la micción. Si la infección está localizada en los riñones, puede cursar con dolor en la zona, fiebre, vómitos…

La infección de orina en la embarazada también tiene otro de sus más claros síntomas en la coloración turbia de la orina, así como en un olor más fuerte de lo habitual.

Causas de la infección urinaria en el embarazo

Las embarazadas son ligeramente más propensas a padecer este tipo de problemas (infecciones de tipo renal, sobre todo) porque, en la gestación, el aumento de los niveles de progesterona hacen que los uréteres y los músculos de la vejiga se relajen, lo que propicia que el flujo de orina se haga más lento, lo que puede hacer que las bacterias presentes en la orina se reproduzcan.

También se puede deber al reflujo de la orina, desde la vejiga a los riñones, por la pérdida de tono muscular que se produce en esta zona durante el embarazo.

Consejos para evitar la cistitis

Hay una serie de consejos para evitar la cistitis en el embarazo. La mayoría de ellos no requieren más que aplicar el sentido común.

  • Beber mucha agua (unos diez vasos al día).
  • No aguantar las ganas de orinar.
  • Mantener una buena higiene de la zona.
  • Evitar ciertos productos de higiene femenina especialmente agresivos, sobre todo aquellos que se presentan en aerosol.

Si te percatas de que padeces uno o varios de los síntomas antes descritos debes acudir cuanto antes a tu especialista. Mediante un cultivo de orina podrá determinar si lo que padeces es una infección urinaria y, asimismo, el tipo.