Cómo prevenir la temida depresión postparto | LetsFamily
embarazo

Cómo prevenir la temida depresión postparto

Saca a la luz tus emociones

La depresión postparto puede empezar con sentimientos de tristeza, aislamiento, soledad o agotamiento. Las tareas cotidianas pierden sentido para ti, e incluso te sientes incapaz de cuidar a tu bebé. Algunas mujeres fantasean con abandonar su casa. Estos pensamientos producen culpa, lo que retroalimenta el malestar.

Si bien puedes sentir deseos de ocultar tu tristeza debido a la presión social que sientes que recae sobre ti (“tienes un hijo maravilloso, ¡deberías sentirte feliz y agradecida!”) es importante que pongas en palabras lo que te pasa, que te apoyes en tu pareja, en tus amigos y tu familia. No eres ni por asomo la única mujer en sentirse así después de convertirse en mamá. Y eso no te convierte en una mala madre.

No te aísles

Con frecuencia los primeros meses después de dar a luz pasamos mucho tiempo en casa. No trabajar fuera del hogar y dedicar muchas horas al cuidado de un bebé puede hacernos sentir muy solas. Lo mejor es hacerse los ratos para salir, siquiera a caminar al sol con el bebé en su carrito. Relacionarse con otras mamás en grupos de apoyo, hacerse el tiempo para tomar un café junto a tu pareja o salir sola a dar un paseo o a hacer ejercicio, siquiera una vez a la semana, puede servir para prevenir los sentimientos negativos.

Aliméntate y descansa

¿Sientes que desde que nació tu bebé no tienes tiempo de sentarte a comer? No te descuides: tu alimentación es fundamental, especialmente si estás dando el pecho. Procura no saltarte las comidas principales y seguir una dieta equilibrada. Por otro lado, la falta de sueño es un aliciente para la depresión: procura descansar cuando el bebé descansa, no te satures con tareas domésticas y baja tus expectativas respecto al orden de la casa.

Acude al profesional

Si detectas síntomas de depresión (como insomnio, agobio, sentirse incapaz de cuidar al bebé, o incluso tener fantasías de escape) no los dejes pasar. No permitas que la depresión se instale en tu vida. Acude a un médico o a un analista que seguramente te brindarán las herramientas para superar cuanto antes tu malestar. También se recomienda que hagas una consulta si has padecido depresión en el pasado, para prevenir una recaída después del parto.