Cómo sobrellevar el reposo en el embarazo | LetsFamily
embarazo

Cómo sobrellevar el reposo en el embarazo

¿Acabas de visitar al ginecólogo y te ha recomendado reposo? Tranquila, ocurre en muchos embarazos. Lo más probable es que todo acabe bien y tu bebé nazca fuerte y sano. Sin embargo, cuando no queda más remedio que quedarse en casa sin moverse mucho de la cama o el sofá suelen asaltarnos un buen número de dudas: ¿Estará bien el bebé? ¿Qué postura será la mejor si me han prescrito reposo absoluto? ¿Hay que estar completamente quieta o es bueno hacer pequeños ejercicios para evitar problemas circulatorios?

Lo primero es ser consciente de que no estás enferma, el reposo es solo una medida preventiva. Pero si has tenido contracciones en el último trimestre de embarazo, sufres anemia o el bebé está creciendo un poquito más despacio de lo que debería es probable que el médico te pida que te lo tomes con calma. No son las únicas razones por las que prescriben reposo, la lista es mucho más larga: cerclaje del útero, pérdida de líquido amniótico, preeclampsia o trastornos en la placenta son otras de las posibles causas del reposo.

Sea cual sea el motivo, lo importante es sobrellevar el reposo lo mejor posible y así poder echar una mano al bebé. Porque aunque todas las madres del mundo quieran lo mejor para su futuro hijo, lo cierto es que el reposo no es nada fácil. En especial si eres inquieta y te gusta mucho la actividad. Estas son algunas ideas para que estar en la cama no se te haga insufrible:

  • Escribir, leer o pintar. Cualquiera de esas aficiones son perfectas para ocupar el tiempo mientras esperas que el embarazo siga su curso. Puedes aprovechar para abrir un blog contando cómo te sientes, escribirle una carta de bienvenida a tu hijo o pintar un cuadro para su habitación si puedes incorporarte un poco. Al final, el tiempo se te pasará volando.
  • Hacer listas. Ahora que vas aser madre cambiarán bastantes cosas. Para empezar, lo que necesitáis en casa. Una eficiente manera de ocupar el tiempo es hacer listas sobre las cosas que os quedan por comprar, lo que puedes pedir prestado, qué cosas te gustaría tener cuando crezca un poquito más, la ropa que te hace falta…
  • Organizar fotos. Es algo para lo que nunca encontramos tiempo, y ahora es el momento perfecto. Pasa las fotos del móvil al ordenador, organízalas en carpetas y selecciona las que te gustaría tener en papel. Así dejarás tu teléfono con espacio suficiente para todas las fotos que harás en breve, en cuanto el bebé nazca. ¡Serán muchas!
  • Si el médico te lo permite, haz ejercicios suaves que te ayuden a evitar problemas circulatorios. Por ejemplo, mover los pies en círculos a derecha e izquierda. O levantar la pelvis con las piernas flexionadas.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: