Cómo y cuándo usar una faja postparto | LetsFamily
embarazo

Cómo y cuándo usar una faja postparto

Es necesario tener en cuenta que  los órganos han sufrido mucho estrés e independientemente de si se ha tenido un parto natural como si se ha pasado por una cesárea, es muy recomendable que haya que esperar para utilizar un sistema de compresión como la faja posparto.

¿Cuándo utilizar la faja posparto?

Después de todos esos cambios por los que pasa el organismo, hay que decir que no está preparado para una faja de estas características. El cuerpo, sobre todo la zona del abdomen, necesita tiempo para volver a la normalidad. En este caso hay que preguntar al especialista para que determine cuál es el momento adecuado para utilizar este sistema de compresión.

Los expertos recomiendan esperar la cuarentena y esperar a que el cuerpo vaya recuperándose poco a poco, dando importancia a una buena alimentación y a una buena hidratación, tanto consumiendo agua como aplicándose cremas. Cuando pase ese tiempo será el momento más recomendable para utilizar la faja posparto.

Es importante que si el parto ha sido natural, se puede utilizar una faja con braga. Son muy cómodas porque no se mueven y todo quedará bien comprimido, proporcionando una cómoda sensación.

En cambio, si ha habido cesárea o tienes puntos en la vagina, lo recomendable es utilizar una faja tubular, esas que tienen forma de cinturón que se colocan sobre la zona lumbar, con lo que se evita la sudoración en una zona que requiere estar seca para poder recuperarse.

Para usar una faja postparto es necesario complementar su función acompañándola de ejercicio moderado, siempre adaptado al estado de salud, y también una dieta equilibrada para que el cuerpo vaya recuperándose poco a poco de manera correcta.

Lo que hace esta faja es cerrar la zona de la pelvis y proporcionar estabilidad a los órganos internos y articulaciones, llegando a evitar el dolor lumbar y siendo una buena alternativa para recuperar de manera rápida y segura la musculatura abdominal.

En definitiva, lo más recomendable es usar las fajas como un apoyo para el postparto, pero no se aconseja abusar de ellas. Siempre utilizándolas tras la cuarentena en caso de un parto normal y de seis semanas (aproximadamente) en caso de cesárea, pero siempre bajo la supervisión de un especialista, quien aconsejará sobre la iniciación de un plan de fortalecimiento de la musculatura abdominal profunda y también de otros grupos musculares relacionados con del embarazo y el parto.