Contracciones de Braxton-Hicks | LetsFamily
embarazo

Contracciones de Braxton-Hicks

Las embarazadas tienen contracciones, que se perciben como un endurecimiento del abdomen,  a partir de la sexta semana de gestación, pero no suelen percibirlas hasta la mitad de la gestación.

Las contracciones de Braxton-Hicks son movimientos involuntarios de los músculos del útero, de baja intensidad y frecuencia, que comienzan en la parte alta de la barriga o a nivel lumbar e irradian hacia la parte baja del abdomen.

Su duración es de entre 30 y 60 segundos, con una fase de aumento y otra de descenso, y entre ellas el útero permanece relajado y sin dolor.

Deben su nombre al médico inglés John Braxton Hicks, que las describió por primera vez en 1872. Tienen la finalidad de facilitar el flujo sanguíneo hacia la placenta, el endometrio y el feto y, cuando el nacimiento del bebé está cerca, pueden ablandar y afinar el cuello del útero, preparándolo para el parto.

¿Cómo distingo las contracciones de Braxton-Hicks de las contracciones del parto?

Al principio, las contracciones de Braxton-Hicks suelen ser esporádicas e indoloras, aunque su frecuencia aumenta a medida que avanza el embarazo. Un par de semanas antes de dar a luz, se vuelven más intensas –incluso, a veces, ahí sin, dolorosas- y rítmicas, pero no son regulares. Es decir, pueden producirse se producen a intervalos similares, pero intermitentes.

Por el contrario, las contracciones del parto aumentan de manera constante su duración y su intensidad y se dan cada vez más cerca una de la otra, con una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada diez minutos.

¿Qué hago si me molestan?

Si ya estás cerca de tu fecha prevista de parto, es posible que las “falsas contracciones”, como se las denomina a veces, te causen molestias o resulten dolorosas.

Los expertos recomiendan en estos casos cambiar de actividad o de postura, permanecer en reposo y, si es posible, acostarse de lado. También puede ser eficaz relajarse con un baño calentito o utilizar las técnicas de respiración y relajación que has aprendido en el curso de preparación al parto.