Diferentes tipos de contracciones de parto | LetsFamily
embarazo

Diferentes tipos de contracciones de parto

Una situación que no tiene nada de extraño ya que es la primera vez que las notan, y es posible que las esperaran más dolorosas, más intensas o más seguidas. La razón, además de que cada futura madre las siente de diferente manera, es que existen distintos tipos de contracciones que nos preparan para el parto. Conocer las diferencias entre unas y otras y cómo es el dolor de las contracciones nos ayudará a saber lo que está ocurriendo y lo que vendrá después.

Cuando hablamos de contracción uterina nos referimos a movimientos involuntarios del útero que pueden ocurrir en diferentes momentos del embarazo y, claro está, del parto. Las embarazadas primerizas pueden asustarse al sentir por primera vez esta sensación, pero lo cierto es que las contracciones se experimentan durante prácticamente toda la gestación. Aquí te contaremos cuáles son las diferentes clases de contracciones, cómo las vas a sentir y qué función cumplen.

1. Contracciones A

Ya desde las 6 semanas de embarazo tu útero comienza a ejercitarse. Este primer tipo de contracciones ocurre hasta aproximadamente las 28 semanas, y son tan débiles que la embarazada ni siquiera las percibe.

2. Contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones Braxton Hicks son más fuertes que las anteriores, pero que no resultan muy dolorosas. Sentirás cómo la barriga se endurece y permanece contraída durante un minuto. No debes alarmarte siempre y cuando se produzcan de forma aislada (una cada hora, o menos). Si bien algunas embarazadas comienzan a notarlas en el segundo trimestre, se van haciendo más frecuentes hacia el final de la gestación, en concreto a partir de la semana 35 de embarazo. Aunque hay madres que no las perciben, lo cierto es que un par de semanas antes de dar a luz suelen volverse más intensas.

3. Contracciones prodómicas

También llamadas pródromos o “de falso parto”. Son las que aparecen en la última semana del embarazo. Su función es ensanchar el cuello del útero para permitir que pronto descienda el bebé, por lo que preparan el organismo de la futura madre. Son más intensas que las anteriores pero se parecen a las de Braxton Hicks en que también son irregulares y se detienen de la misma forma en que empezaron. Se localizan en la zona inferior del abdomen, incluso es posible que se noten en las ingles. Durante estas contracciones se puede expulsar el tapón mucoso, otra indicación de que falta poco para el gran momento.

4. Contracciones de parto

Son contracciones regulares pero resultan progresivamente más intensas. Además de que sí, resultan dolorosas para la mayoría de embarazadas. Sabrás que estas sintiendo las auténticas contracciones de parto cuando notes que se presentan de forma regular, aunque espaciadas, con una molestia en el bajo vientre que se irradia hacia las caderas. Las contracciones de parto se irán haciendo más largas, intensas y frecuentes conforme se aproxime el momento del alumbramiento. Las contracciones finales son las más fuertes y duraderas, por lo que sabrás que el bebé ya está a punto de ver la luz.

5. Contracciones de alumbramiento

El bebé ya ha nacido, pero aún queda expulsar la placenta. Suelen llegar unos diez minutos después de haber dado a luz y, aunque son intensas, se sienten menos que las anteriores. Duran poco. No suelen ser más de cuatro o cinco contracciones, y se notan en la zona del bajo vientre.

6. Contracciones del posparto

Por último, tal vez hayas oído hablar de los entuertos, que son contracciones uterinas que se producen los días después del parto y que sirven para que el útero vuelva a su tamaño normal. Suelen durar unos 3 ó 4 días, aunque pueden llegar a la semana dependiendo de la mujer. Si es tu primer hijo es posible que apenas los notes. Sin embargo, en los siguientes partos pueden ir aumentando en frecuencia e intensidad.