Depresión postparto: factores de riesgo | LetsFamily
embarazo

Depresión postparto: factores de riesgo

Sin bien ninguna mujer se encuentra inmunizada contra la depresión postparto, existen ciertos factores de riesgo asociados con la enfermedad.

Antecedentes de depresión

La depresión postparto se da con más frecuencia en mujeres que han padecido alguna vez un cuadro de depresión o de ansiedad. De la misma manera, también pareciera que la herencia juega un papel preponderante: hay mayores posibilidades de desarrollar la depresión postparto si los padres han sufrido depresión.

Características del embarazo, el parto y la crianza

Las mujeres con depresión postparto suelen ser muy autoexigentes y les cuesta aceptar situaciones que no se adapten a sus expectativas previas. Por ello, factores como haber tenido un embarazo no deseado, un embarazo múltiple o haber padecido complicaciones durante el mismo, que el parto no se haya desarrollado según lo esperado, todo ello influye en la posibilidad de padecer depresión más adelante. También cuenta como factor de riesgo el embarazo producto de un tratamiento de fertilización asistida, por el estrés que conlleva.

En cuanto a factores que surgen durante los meses posteriores al parto cabe mencionar el sentirse desbordada por las demandas del bebé, la falta de sueño que a veces se prolonga por meses, así como también las dificultades asociadas a la lactancia materna. Es clave para las nuevas madres el flexibilizarse y bajar las expectativas: la maternidad no es fácil y no se puede pretender tener todo bajo control.

Entorno familiar

La falta de apoyo de la familia de origen frente al embarazo, el no contar con ayuda material y afectiva para hacerse cargo del bebé, una mala relación con la pareja (o directamente no tener al padre del niño involucrado en su crianza), son otros factores que predisponen a la depresión.

Acontecimientos externos

Los problemas económicos (por ejemplo, el miedo a quedarse sin empleo en una coyuntura difícil), los cambios como una mudanza o una separación, o la pérdida de un ser querido durante el embarazo, son factores que desestabilizan y que pueden influir en la aparición de la enfermedad.

Si te identificas con uno o más de estos factores, lo mejor es estar atenta y pedir ayuda ante cualquier síntoma que pueda surgir. Y recuerda: la depresión postparto puede tratarse y desaparecer progresivamente si se reciben la asistencia y el tratamiento adecuados.