Durante el embarazo, ¡cuídate! | LetsFamily
embarazo

Durante el embarazo, ¡cuídate!

Es cierto que hay mucha presión sobre cómo cuidarse durante el embarazo, pero es que ¡no es para menos! Todo lo que hacemos durante el embarazo repercute en la salud de la pequeña cosita que llevamos dentro. Así que, vamos a cuidarnos con estos consejos para que estemos sanas y, sobre todo, los peques.

Tiempo libre

Esto es muy importante. Tiempo para nosotras, para leer, ver la televisión, ir al cine…Es muy importante que sepamos que hay tareas que tenemos que hacer, pero también necesitamos descansar.

Antes de levantarnos…

Nos tenemos que tomar un tiempo en la cama para que nuestro sistema circulatorio empiece a funcionar después de la noche. Estirarnos,  desperezarnos, ponernos de lado, después los pies en el suelo y, finalmente, levantarnos.

Los pies y las piernas

Una de las dolencias más comunes entre embarazadas es la hinchazón de los pies debido a la retención de líquidos. Para ello, lo mejor que podemos hacer es que siempre que tengamos la oportunidad, andar descalzas. Usar un calzado cómodo, no llevar tacones y antes de ir a la cama aplicarnos aceite de sésamo junto a un buen masaje, nos hará sentirnos más aliviadas.

A las piernas les ocurre lo mismo. Para relajarlas nos ponemos de pie y subimos primero, las puntillas varias veces y, después, el turno de los talones.

Cuida tus cervicales

Haz estiramientos, igual que cuando te levantes. Siéntate al borde de una silla, estira la espalda y baja la barbilla hacia el pecho para que las cervicales se estiren.

Recupera tus fuerzas

¿Sabéis qué alimento nos hará sentirnos genial? Las nueces. Las podemos llevar en cualquier sitio y nos darán una dosis de energía extra. Eso sí, ¡no nos pasemos al comerlas que son ricas en grasas! También podemos tomar alguna bebida como café o té, pero con mucha moderación y no a menudo. Un vasito de leche con miel o una infusión nos hará sentirnos genial.

¡Cuidado con el dolor de cabeza!

Si eres propensa a tener dolores de cabeza este consejo te ayudará: coges dos manoplas de felpa mojadas y las introduces en el congelador. Cuando están frías (no congeladas) te pones una en la nuca y otra en la frente.

Otros consejos son mantenerte feliz y tranquila, darte un baño relajante cuando lo necesites con algunas esencias, pedir ayuda si es necesario (y si nos la ofrecen, no rechazarla),  olvidar todo lo que nos cause estrés y de vez en cuando, mimarnos y pedir un masaje.