El A-B-C de la epidural | LetsFamily
embarazo

El A-B-C de la epidural

Sin embargo, también tiene algunos inconvenientes, y son los que crean dudas en las futuras mamás. En este artículo respondemos a las preguntas más frecuentes.

 

¿Cómo y cuándo se administra? Para dministrar la epidural se hace una punción entre dos  lumbares, generalmente entre la segunda y la tercera vértebra lumbar o entre la tercera y la cuarta. Primero se aplica un anestésico local y después ya se introduce una aguja con un catéter por el que circulará la anestesia durante el parto. La clave está en conseguir la dosis justa. En cuanto a cuándo ponerla, habitualmente se suele esperar a que haya comenzado la dilatación y las contracciones sean regulares, lo que indica que todo está en marcha. En cualquier caso, siempre hay tiempo para ponerla, al menos hasta los ocho o nueve centímetros de dilatación, cuando ya se considera que los preparativos y el tiempo que necesita la anestesia para hacer efecto tardarán más que el bebé en nacer (la anestesia necesita unos 20 minutos para hacer efecto).

 

¿Podrás empujar? La finalidad de la epidural es analgésica, no anestésica. No se trata de que no se sienta nada sino solo de eliminar el dolor. Por eso permite a las futuras madres colaborar durante el trabajo de parto con los pujos. Seguirás sintiendo las contracciones aunque no te duelan.

 

¿Cuándo está contraindicada? Si la mujer tiene problemas de coagulación por los que debe administrarse heparina, la epidural se tendrá que emplear entre 12 y 24 horas después de la administración del fármaco. Otro posible inconveniente es que haya habido una infección reciente en la zona donde tiene que hacerse la punción. Tampoco se administra si la madre es alérgica a los anestésicos locales.

 

¿Perjudica al bebé? Los médicos son tajantes ante esta pregunta, y su respuesta es “no”. Para el bebé es totalmente inocuo, y tiene la ventaja de que como la madre no siente la angustia del dolor puede dar la bienvenida a su hijo algo más despejada y sin tanta ansiedad.

 

¿Tiene riesgos para la madre? Es posible que sufra fuertes dolores de cabeza horas después del parto porque se pierda un poco de líquido cefalorraquídeo durante la punción, y esos dolores se pueden prolongar durante una semana. También es posible que se tengan picores en la zona de la punción o incluso algo de dolor en la zona del pinchazo porque la aguja atraviesa varias capas de músculo, pero son molestias que no tardan en desaparecer.