Embarazada y sexy: disfruta de tu sensualidad | LetsFamily
embarazo

Embarazada y sexy: disfruta de tu sensualidad

El embarazo es uno de los momentos en los que el cuerpo –y el alma– de la mujer experimentan más cambios. Las caderas se redondean, los senos aumentan de tamaño, las hormonas incrementan y afinan nuestra sensibilidad y hacen que tengamos el pelo más bonito que nunca, nuestra expresión cambia, la experiencia de la feminidad se enriquece y se transforma… Sí, estar embarazada es hermoso y es sexy.

No hablamos de idealizar el embarazo, sino de dejar que toda esa energía femenina tan potente y hermosa que se genera cuando estás esperando un bebé aflore a la piel, a nuestras caricias, a nuestra manera de estar y de sentir.

A veces, por un exceso de autoexigencia, a muchas mujeres les cuesta aceptar los cambios que se producen en nuestra imagen corporal durante estos nueve meses.  Pero muchas de las ideas y sensaciones negativas que tenemos sobre nuestro cuerpo no guardan relación con la realidad ni con cómo nos ven los demás. Si no lo crees, piensa en cómo ves tú a otras embarazadas. ¡Fuera prejuicios!

¿Ver cómo tu tripa aumenta de tamaño no te hace sentirte más guapa? Piénsalo bien: es el único momento de tu vida en el que puedes lucir con orgullo una tripita prominente. Presume de barriga, no la escondas. Y tu escote está más bonito que nunca, muéstralo con ropa favorecedora. Esa eres tú, ahora, portando una vida en tu interior.

Todas intentamos cuidarnos más durante el embarazo para que nuestro bebé esté lo mejor posible: controlando la alimentación, haciendo ejercicio cuando el ginecólogo nos lo recomienda… No te olvides de los cuidados que te afectan fundamentalmente a ti y disfruta con los rituales de belleza de cada día: mantener tu piel bien hidratada para evitar las estrías, cuidar el pelo, la manicura…  Aprovecha los efectos de las hormonas en tu pelo para lucir melena o hacerte un corte bonito.

Pareja, sensualidad, embarazo y confianza

Las relaciones de pareja también se transforman durante los meses de embarazo. Sé receptiva a los comentarios positivos y los gestos de acercamiento de tu pareja, no los descartes para centrarte en los presuntos “defectos” que ves en tu apariencia. Hablar con sinceridad y con cariño de lo que os pasa, de cómo os sentís, de las inseguridades y molestias, pero también de los buenos momentos y de las buenas sensaciones. Es clave para potenciar la confianza en el otro, en el vínculo y en ti misma, y permite que aflore ese lado sexy.

El embarazo también es una oportunidad para explorar otros caminos de la sensualidad. Vale, quizás ahora no os resulte cómoda vuestra postura sexual favorita. Pues puede que sea una buena ocasión para experimentar con otras. ¿Y qué tal una ducha relajante en compañía, unos preliminares más largos, prestar a las caricias la atención que se merecen, multiplicar los abrazos, recorrer zonas de la piel del otro que lleváis tiempo descuidando?

Permítete explorar, disfrutar y sentir al máximo durante estos meses, porque son irrepetibles.