Análisis de sangre del tercer trimestre de embarazo | LetsFamily
embarazo

Análisis de sangre del tercer trimestre de embarazo

Los análisis de sangre del tercer trimestre de embarazo suelen realizarse alrededor de la semana 34. Durante este último análisis antes del parto se incluyen los controles habituales y además se estudia la coagulación, por la cercanía del parto, la toxoplasmosis, la hepatitis B y C

Estos análisis de sangre  verifican, como los dos de los trimestres anteriores del embarazo, los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, hemoglobina (proteína que lleva el oxígeno a los tejidos) y hematocrito (volumen en sangre que ocupan los glóbulos rojos). Si hay anemia, bastante común en esta etapa, se receta hierro.

De nuevo, verifican si existe toxoplasmosis. Se vuelve a descartar su presencia en sangre, en caso de que la madre no hubiera pasado la enfermedad antes de quedarse embarazada.

También se comprueba si se ha padecido hepatitis B y C. El virus de la hepatitis puede estar presente sin causar síntomas. Por ello, se valora de nuevo en la recta final del embarazo.

Y la prueba especial del tercer trimestre es la coagulación. Se trata de una prueba imprescindible para saber cómo actuar en caso de que se produjera una hemorragia inesperada durante el parto y para confirmar si se puede utilizar la epidural. Si la coagulación no es buena, la analgesia estaría contraindicada porque requiere una punción y esta podría ocasionar un sangrado interno en la zona del pinchazo.

Además del análisis de orina que suele acompañar al sanguíneo, a partir de la semana 34 de embarazo se realiza un cultivo vaginal y rectal para descartar que la embarazada tenga el estreptococo agalactiae, un germen que puede producir infección al bebé.