Fases del parto: la dilatación - Contracciones parto - Lets Family
fases del parto la dilatacion

Fases del parto: la dilatación

Si estás buscando qué es la fase de dilatación, significa que ya estás muy cerquita de conocer a tu bebé 🙂
La fase de dilatación
es la primera de las fases del parto, en la que, como consecuencia de las contracciones, el cuello uterino comienza a dilatarse hasta llegar a diez centímetros y el bebé empieza a desplazarse hacia el canal del parto.

Atrás quedan horas e incluso días en los que has observado pequeños signos que te iban alertando de que el parto estaba cerca:

Síntomas de parto:

  • Expulsión del tapón mucoso
  • Aumento de las contracciones, (sobre todo por la tarde y la noche)
  • Molestias en los riñones
  • Descenso de la tripa
  • Molestias al caminar

Antes de la fase de dilatación

Días previos a la fase de dilatación, puedes comenzar a “sentirte rara”, es la fase de preparto, que tiene como objetivo colocar al útero en posición anterior y conseguir que su consistencia sea más blanda. Para que cuando se inicie el trabajo real de parto, esté preparado.

Fase de dilatación: contracciones

Ahora sí, las contracciones aumentan en frecuencia, duración e intensidad. Comienzas a sentir dolor y el ritmo entre contracciones va en aumento. El bebé va descendiendo hasta quedar apoyado sobre el cuello del útero. Éste se va dilatando -abriendo- para permitir el paso del bebé, cuando ya hayas alcanzado la máxima dilatación ( 10 cm), es el momento de la expulsión.

Cómo aliviar las contracciones de parto

Cambios de posición y masajes

Durante esta fase puedes aliviar las contracciones (cada vez más fuertes) con cambios de posición, técnicas de respiración y masajes. El cuerpo de la mujer está preparado para soportar una dilatación de parto por muy dura que sea, indudablemente existe dolor, cansancio y mucho agotamiento.
Los cambios posturales son instintivos, buscarás en cada momento la posición en la que se aminoren tus dolores, con esos movimientos además consigues que el feto descienda con más facilidad y que la dilatación avance más fácilmente.

Los masajes son de gran ayuda ya que es frecuente que la zona dorsal y lumbar se resientan con cada contracción, una manipulación suave con presión en esos puntos dolorosos, te aliviará de gran manera. El calor que transmiten las manos, e incluso la percepción subjetiva de apoyo que va implícita, puede proporcionar a la mujer una sensación agradable de relax tan necesaria en esos momentos.

Apoyo de tu pareja

El apoyo de tu pareja o un acompañante y la presencia de la matrona es muy importante.
No existe duda al respecto del efecto beneficioso que supone la compañía en el parto, la mujer necesita más que nunca complicidad y reconocimiento, apoyo y ayuda; de forma no profesional.

Técnicas de respiración

Las técnicas de respiración y relajación aprendidas en las clases preparto son de gran utilidad en esta fase. Una mujer relajada tiene una menor percepción de la intensidad del dolor, favorece -con la respiración adecuada- el necesario aporte de oxígeno al bebé, no se agota prematuramente y por último, no lucha contra la contracción, al contrario, al estar su cuerpo relajado permite que la fuerza de la contracción actúe de forma eficaz sobre el útero, avanzando la dilatación.