Hinchazón de pies postparto | LetsFamily
embarazo
hinchazón de pies postparto

Hinchazón de pies postparto

Si hablamos de hinchazón de pies o de acumulación de líquido en las embarazadas mucha gente, precisamente, piensa en que este problema acaece sólo durante los meses de la gestación. Sin embargo, este tipo de alteraciones son muy comunes también en el postparto. Hoy queremos mostrarte qué puedes hacer para evitar estas molestias.

Hinchazón de pies y piernas postparto

Como sano, bebo muchísima agua, apenas hecho sal a las comidas y, sin embargo, mis pies y piernas están tremendamente hinchadas… ¿a que a alguna os suena esta situación? En efecto, la hinchazón de pies y piernas postparto muchas  acaece sin que los motivos habituales entren en juego.

Hasta dos semanas después del parto es bastante normal tener las extremidades (pies y piernas, sobre todo) muy hinchadas. Además de los factores antes mencionados (sal en la dieta, poca hidratación…) hay otras causas que justifican que las piernas y los pies se hinchen después del parto:

  1. Las alteraciones hormonales propias del embarazo.
  2. Aumento de peso.
  3. Sedentarismo
  4. Haber tenido embarazo múltiple.
  5. Los días calurosos y húmedos pueden empeorar esta situación. En general, las últimas horas del día son peores para este tipo de problemas.

¿Cómo evitar estas molestias?

  • Además de reducir la ingesta de sal en tu dieta y beber agua en abundancia hay otras maneras de evitar o mitigar la hinchazón de pies postparto.
  • Evita estar sentada o tumbada durante mucho tiempo. Dedica tiempo a pasear cada día, al menos, 30 minutos seguidos.
  • Haz elevaciones de pies y piernas y aguántalos durante unos diez segundos. Repite varias veces.
  • Usa ropa suelta, cómoda y zapatos lo más confortables posibles.
  • Masajéate las piernas y trata de aplicar transiciones frío-calor en la ducha.

 

No obstante, es necesario que acudas a tu médico si se dan una serie de circunstancias. Por ejemplo, si la hinchazón se extiende demasiado tiempo. Asimismo, si experimentas dolor, una de las piernas está más hinchada que la otra o experimentas síntomas aparentemente no relacionados (migrañas, visión borrosa, nauseas…) debes ir a tu médico de inmediato.