Incontinencia después del parto | LetsFamily
embarazo
incontinencia después de dar a luz

Incontinencia después del parto

La incontinencia es uno de los temas tabú, de los que no les gusta hablar a las mujeres después del parto, aunque lo sufren muchas.

La incontinencia no tiene nada que ver con la edad, aunque es un factor de riesgo. Afecta tanto a gente joven como a más mayores. Puede producirse al estornudar, al toser, al levantar al niño o mientras vas a correr: si la vejiga está llena se pierden en ese momento unas gotitas de orina. A este fenómeno se le llama incontinencia de esfuerzo, ya que en ese momento la presión que se ejerce sobre la vejiga por reír o por toser, es más fuerte que la fuerza del músculo que cierra la vejiga. Esta posibilidad se da en un porcentaje bastante alto de embarazadas. Otra posibilidad es la incontinencia de urgencia o estrés que no tiene nada que ver con tener prisa o estar agobiado, sino con la imposibilidad de controlar los músculos de la vejiga para evitar la salida de la orina ante una urgencia repentina de orinar.

La incontinencia urinaria, se asocia al embarazo y al parto. como resultado de la afectación del suelo pélvico. Durante el embarazo, debido al incremento de estrógenos y progesterona, el suelo pélvico, se relaja. A ello hay que añadir la presión que ejerce la cabeza del niño sobre la vejiga, máxime en el 3º trimestre, motivos suficientes para que algunas mujeres sufran incontinencia en diferentes grados. En el parto, los músculos del suelo pélvico se distienden, se tensan ( estiran) en exceso durante el nacimiento, incluso se pueden romper algunas fibras musculares y producirse un desgarro perineal respondiendo al estiramiento extremo al que se ven forzados los músculos al paso del niño.

Aunque no es una enfermedad ni un problema de salud grave, puede llegar a afectarte hasta el extremo de que las actividades de tu vida diaria y la calidad de vida se vean condicionadas por esta circunstancia . Tu médico o matrona te pueden dar consejos para entrenar el suelo pélvico o remitirte a un especialista, si el grado de incontinencia lo requiere. Después del parto, tu matrona te puede enseñar algunos ejercicios para fortalecer el suelo pélvico. Es muy importante participar en un curso de recuperación física, en el que se incluyen estos ejercicios, con los que, a largo plazo, también previenes la incontinencia en la vejez.