La asistencia médica en el parto con ventosa o fórceps | LetsFamily
embarazo

La asistencia médica en el parto con ventosa o fórceps

El uso de fórceps o ventosa está indicado cuando se presentan causas maternas o fetales que impiden que se concluya el parto por vía vaginal de una forma espontánea:

  • si el bebé ya ha descendido hasta el canal del parto y de repente se detecta que el registro del latido cardíaco baja considerablemente
  • cuando el bebé está estancado en el canal del parto incapaz de completar el descenso por agotamiento, agitación o descontrol, falta de colaboración, analgesia excesiva,
  • si las condiciones de la madre lo requieren para facilitar la salida del bebé.

Ambos instrumentos pueden salvar vidas, siempre y cuando sean bien aplicados. Es competencia del tocólogo completar la extracción fetal con el menor daño para el feto y la madre, escogiendo uno u otro instrumento.

La ventosa, como su nombre indica es una ventosa, metálica o plástica, que se coloca al bebé en la cabeza para facilitar su salida. Mediante la fuerza de aspiración del aparato al que va conectado la campana ayuda a la madre mientras empuja.
El fórceps consiste en una especie de cucharas articuladas a modo de pinza, entre las que se coloca la cabeza del bebé y tirando de ésta, se facilita la salida del bebé.