Las emociones después del parto | LetsFamily
embarazo

Las emociones después del parto

Muchas mujeres que acaban de dar a luz hacen un montón de preguntas a su pareja (o a la persona que estuvo presente durante el parto): ¿Qué tal lo he hecho? ¿He gritado? ¿Qué tal se portó el personal? ¿Te lo habías imaginado así?

La lista de preguntas podría seguir y seguir. Para muchas mujeres es importante asimilar el parto. Quieren saber exactamente cómo se ha desarrollado el parto, para ordenar todo lo vivido en su cabeza y cerrar algún día el “capítulo del parto” (por lo menos hasta que vuelvan a quedarse embarazadas). Para ello, necesitan todo tipo de información y por eso hacen tantas preguntas

Con el parto has logrado algo maravilloso que nunca más olvidarás.

Sin duda, todo lo que has vivido durante el parto es algo único. Te acordarás toda la vida de ese momento, independientemente de si todo ha salido bien o has tenido alguna complicación.

Seguramente, hasta ahora no habías vivido una experiencia tan determinante. Luchaste por tu bebé, una persona cuyo aspecto desconocías hasta el momento del parto, pero que sentías dentro de ti desde mucho tiempo atrás, primero sutilmente y a medida que crecía, percibías sus movimientos más vigorosos e incluso intuías sus fases de reposo, sus momentos de mayor actividad , sus posturas más cómodas etc. Has pasado por dolores, que hasta ese instante ni te hubieras imaginado que podrían existir, máxime si no has elegido una analgesia. Has soportado una fuerte presión emocional por la preocupación de que todo saliera bien, tuvieras un hijo sano y tú no sufrieras ningún percance. Quizá durante el parto estabas tan concentrada en ti misma y todas esas emociones por las que estabas pasando, que ahora necesitas ayuda para reconstruir todo lo que ha pasado. ¡Tómate todo el tiempo que te haga falta para ello!.

No empieces a pensar ahora si tu hijo tendrá hermanos, porque no querrás repetir la experiencia que acabas de vivir, aunque hay mujeres que inmediatamente después del parto dicen : ¡Qué bien, mañana repito!: No obstante, a medida que vaya pasando el tiempo cambiará tu opinión sobre el parto y aunque no tengas más hijos, los motivos seguro que serán otros y no precisamente el miedo a pasar por otro parto.

En el postparto hay muchas mujeres que sufren alteraciones leves del ánimo que generalmente describen como inestabilidad de humor con gran tendencia al llanto, muchas añaden irritabilidad, ansiedad, dolor de cabeza, insomnio y falta de concentración. A este cuadro de tristeza y melancolía de la mujer se le ha denominado “Baby Blues”, un trastorno pasajero que dura unas dos semanas y no requiere tratamiento alguno.

Cuando veas crecer a tu hijo y notes cómo cada día sabe hacer cosas nuevas, seguro que ya no te preocuparás tanto por el parto o las depresiones por las que pasaste después de dar a luz. Cuando llegues a ese momento lo que realmente te importará será: la primera sonrisa, los primeros pasos, la primera palabra.

Sin embargo, aunque en menor proporción, puede darse una verdadera depresión post parto, hay muchos factores que pueden incidir en la aparición de esta enfermedad, uno de los principales haber tenido depresiones anteriormente; lo cierto es que es una situación cuyos síntomas, mucho mayores y más graves que los anteriores, no ceden con el tiempo y producen en la mujer una sensación de abatimiento absoluto, incapacidad, falta de autoestima etc. Es una enfermedad, repetimos, y requiere de una pronta ayuda médica para salir de ella.