Los beneficios del ejercicio para el parto | LetsFamily
embarazo

Los beneficios del ejercicio para el parto

Es hora de empezar a prepararse para el parto. ¿Qué mejor noticia que tu hijo va a nacer? Por ese motivo te contamos que si haces ejercicios para el parto, la experiencia no será tan dramática. ¿Por qué conviene hacer ejercicio, siempre que no sea excesivamente intenso, durante los meses previos al parto? ¿Qué ejercicios son más beneficiosos?

Músculos pélvicos fuertes

Preparar el cuerpo para el nacimiento del bebé consiste en comer sano, además de practicar con frecuencia ciertos ejercicios que nos ayuden a sentirnos bien y, al mismo tiempo, fortalezcan las zonas que más trabajarán durante el momento de dar a luz. En esta área, ejercicios de Kegel son fundamentales.

Se trata de ejercitar los músculos del suelo pélvico por varias razones. Entre ellas, que el útero y la vejiga están muy sobrecargados durante el embarazo, y de ahí la importancia de tonificarlos y ejercitarlos a lo largo de la gestación. Así, en la fase del expulsivo podrán ejercer su función con más facilidad.

Para poder ejercitar esos músculos durante el embarazo puedes tumbarte de espaldas y apoyar las plantas de los pies en el suelo con las rodillas flexionadas. En esa posición, tensa los músculos de alrededor de la vagina y el ano y luego relájalos, repitiendo el ejercicio en series de diez.

Posiciones complicadas

Hay posturas que facilitan el trabajo de parto, pero para mantenerlas es necesario haberlas ejercitado anteriormente ya que si no lo más probable es que no aguantes en ellas. Una de las más recomendadas es la posición de cuclillas.

Para fortalecer los músculos necesarios para que esta postura no te resulte muy incómoda, apoya la espalda en la pared y ve bajando manteniendo los pies separados con una distancia similar a la que hay entre tus hombros. Cuando alcances la posición de la silla, con los muslos paralelos al suelo, mantente en ella unos 10 segundos antes de volver a subir. Repítelo unas diez veces diarias.

Balanceo pélvico

Para mantener las articulaciones de la pelvis en forma y al mismo tiempo fortalecer y estirar los músculos de la espalda, un ejercicio que puede ayudarte es el del balanceo pélvico. Se trata de tumbarse en el suelo de espaldas, con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies apoyadas en el suelo, para exhalar bajando la región lumbar hasta tocar el suelo y después inhalar  relajando la columna vertebral. En caso de que en esa postura no estés cómoda también puedes hacer el mismo ejercicio de balanceo de pie o apoyada en manos y rodillas, en la posición del gato.