Los hermanos poco después del parto | LetsFamily
embarazo
Hermanos después del parto

Los hermanos poco después del parto

Normalmente el recién nacido recibe toda la atención de sus padres. Pero no te olvides de los hermanos mayores, también ellos necesitan tu cariño.

Tus hijos mayores han vivido tu embarazo desde cerca y para ellos el parto también supone un acontecimiento que les provocará sentimientos intensos y desconocidos.

Te has vuelto a quedar embarazada.Debemos preparar a los  hijos mayores de forma que la entrada del nuevo sea lo menos traumática posible.

El momento de anunciarle nuestro embarazo

El momento de anunciarle nuestro embarazo es importante, no lo hagamos al principio del mismo pues los niños no entienden la espera y nueve meses es algo eterno. Aconsejamos hacerlo en el último trimestre, aunque como es lógico también dependerá de su edad, cuanto más mayor, lógicamente se lo diremos antes.

Ellos también fueron bebés

Aprovecha para repasar fotos de cuando tus hijos mayores eran bebés para que las vean y pueda comprender lo que viene a casa. Implícalos en la decoración de la habitación de su nuevo hermano, la elección de la ropita, biberones, etc. Si vas a dar a luz en un hospital deberías tomar en casa algunas precauciones para que tus hijos mayores no se encuentren solos durante tu estancia en el hospital. Es importante que los dejéis con una persona que los niños conozcan bien y con la que tengan mucha confianza.

La visita al hospital

No demores la visita de tus hijos a la maternidad, estarán ansiosos por conocer a su nuevo hermanito. Un regalo para ellos también puede ser interesante, pero sin pasaros. Cada uno debe de ocupar un lugar en casa y deben comprender que el nuevo hermanito tiene los mismos derechos que ellos y que habrá días en que los abuelos le traigan un regalo porque también cumple años. El respeto, el cariño y el amor entre los padres harán también que la situación se lleve mejor. Los papás debéis remar siempre en el mismo sentido, si os contradecís, vuestros hijos aprovecharán esas debilidades para intentar conseguir cosas que hasta ahora les habíamos negado, como por ejemplo a nuestra cama por la noche.

Para terminar, debéis saber que muchos niños mayores para llamar la atención y que les hagamos más caso, empiezan a comer mal, se vuelven a orinar en la cama, se despiertan más por la noche, lloran sin parar, reclaman tomar el biberón de nuevo o vuelven a pedir el chupete.