¿Qué es la angustia del octavo mes? | LetsFamily
embarazo
angustia del octavo mes

¿Qué es la angustia del octavo mes?

Alrededor de los ocho meses (algunos antes, otros después), la mayoría de los bebés atraviesa un momento de crisis. Se muestran desconfiados con las personas desconocidas, y pueden llorar a gritos si alguien que no sea su mamá o su papá trata de cogerlos en brazos. Se despiertan con más frecuencia durante la noche. Reclaman permanentemente a mamá, y aquellos que siguen lactando piden el pecho con más frecuencia. Están irritables, llorones, difíciles. Y todo esto es perfectamente normal y esperable dentro de su desarrollo. Se trata de la famosa “angustia del octavo mes”.

¿Por qué les ocurre?

Porque el bebé está creciendo. Hasta este momento, dentro de su representación, la mamá y él eran una misma persona. Por eso no te echaba de menos cuando te alejabas, simplemente no se daba cuenta de que te habías ido. Ahora su psiquis ha madurado lo suficiente como para permitirle reconocer que tú eres una entidad separada de él, y que si te vas ¡puede que sea para siempre! Por supuesto que tú sabes que no es así, que lo dejas en excelentes manos y que regresarás enseguida, pero tu bebé no lo sabe, y llora.

¿Cómo manifiestan su angustia?

Puede que hasta ahora tu bebé haya sido puras sonrisas para con sus abuelos, su canguro o la cuidadora de niños de la guardería, y que ahora en cambio llore cuando queda bajo su cuidado. También es posible que tu bebé se angustie contigo en casa simplemente porque te vas a otra habitación y deja de verte. Otra manifestación común es que se despierte con más frecuencia durante las noches, o que vuelva a despertarse si ya dormía de seguido. Lo hace para comprobar que tú sigues estando allí.

¿Qué factores intensifican esta crisis?

La angustia puede empeorar si coincide con determinados cambios, como un nuevo embarazo tuyo, una mudanza o tu regreso al trabajo. También es perjudicial que, cuando te vayas, lo hagas a escondidas de tu bebé: tal vez en el momento le ahorras una crisis de llanto, pero cuando pase un tiempo y no te vea tendrá la sensación de que has desaparecido. Siempre es preferible que te despidas de él y que le expliques, con palabras sencillas, que está bien cuidado y que pronto volverás.

¿Cómo puedes ayudar a tu bebé?

Hay determinados juegos, como esconder juguetes dentro de una caja a la vista de tu bebé para que él los encuentre, que le ayudan a ir interiorizando la noción de que los objetos (o las personas) no desaparecen por el hecho de que no estén a la vista. Poco a poco irá comprendiendo que cuando te vas, vuelves pronto. La persona que lo cuida también puede ayudarlo distrayéndolo con alguna cancioncilla o juego.

Ten paciencia y dale a tu bebé todo el amor que necesita en los momentos en que sí estés con él: cógelo en brazos, acúnalo, cántale y háblale. Si tú conservas la calma, lo ayudarás a mitigar la angustia.