Síntomas de embarazo: ¡me muero de sueño! | LetsFamily
embarazo

Síntomas de embarazo: ¡me muero de sueño!

Las causas del cansancio extremo

En principio, esta fatiga intensa que se experimenta en el primer trimestre tiene causas hormonales. El aumento de la progesterona, el esfuerzo que está haciendo tu organismo para formar la placenta y desarrollar el embrión, la tensión arterial baja propia de tu estado, sumados a otras molestias como náuseas o vómitos, y la ansiedad propia de recibir la noticia del embarazo, todo ello se convierte en un coctel de cansancio y sueño que te deja sin energías.

Más adelante, en el tercer trimestre, el cansancio reaparece, pero para entonces puedes atribuírselo a tu aumento de peso y a las malas noches de sueño producto de la incomodidad que te genera tu barriga y las dificultades para encontrar la posición adecuada para dormir.

¿Cómo puedes reponer energías?

Simple, procura dormir más. En lo posible, intenta respetar el pedido de tu cuerpo de descansar cuando así lo necesites. Hacer siestas, aunque sean cortas, te ayudará a sortear mejor la jornada. Claro que las exigencias de la vida moderna no nos facilitan los momentos de descanso ni siquiera a las embarazadas. Si trabajas todo el día, o si tienes más hijos que atender, procura irte a la cama más temprano, o reponer algo de sueño los fines de semana.

Otras sugerencias

Alimentarte bien y mantenerte hidratada te ayudarán a sobrellevar la fatiga. Procura beber mucha agua durante el día, y menos durante la noche para que no te despierte la necesidad de ir al baño. Además, aunque suene paradójico, hacer algo de ejercicio puede mejorar tu sensación de cansancio: el yoga, la natación, las largas caminatas, todo ello te ayudará a mejorar tu capacidad cardiopulmonar y a sentirte con más energía.

Cuándo acudir al médico

Si pese a que procuras respetar tus tiempos de descanso y te estás alimentando bien, aún te sientes extremadamente agotada, o si el cansancio persiste después de transcurrido el primer trimestre, el doctor podría indicar un análisis de sangre para descartar que se trate de anemia o hipotiroidismo (condiciones, por cierto, que se pueden tratar con medicación).

Pero además, si aparte de sentirte fatigada tienes pensamientos negativos, te sientes desanimada y sin fuerzas, esto puede ser un indicio de depresión en el embarazo. Pide ayuda: no se irá por sí sola, pero puede mejorar pronto con el tratamiento adecuado.