Todo sobre las pruebas de embarazo | LetsFamily
embarazo
pruebas de embarazo

Todo sobre las pruebas de embarazo

Desde hace mucho tiempo las pruebas de embarazo tienen una gran presencia entre nosotras, siendo una de las principales herramientas que usamos para diagnosticar si nos hemos quedado en estado o no. Son métodos sencillos que pueden revelarnos con bastante precisión, y siempre que se hagan bien, si realmente estamos embarazadas o no, pero para ello es importante utilizar los test más precisos y realizarlos según las recomendaciones del fabricante.

El temido falso positivo y falso negativo

Uno de los muchos temores que tienen muchas chicas y mujeres al hacerse una prueba de embarazo son los falsos positivos y los falsos negativos. El falso positivo es el resultado en el que se indica que se ha producido fecundación aunque realmente no es así. El falso negativo se refiere a cuando la prueba no revela nada, pero la gestación se está llevando a cabo.

¿Por qué puede fallar esto? Por ejemplo, los test de orina que se pueden comprar en la farmacia, están disponibles para cualquier mujer que dude de si está o no embarazada. Estas pruebas tienen en cuenta el nivel de la hormona gonadotropina coriónica humana o hCG en la orina.

Es muy importante en la mayoría de las pruebas de embarazo dado que la produce el embrión en una primera fase de la gestación. Dependiendo de diferentes factores, los resultados pueden llegar a fallar, sobre todo debido al momento en el que se hagan. Por eso es tan importante saber cómo se hace una prueba de embarazo correctamente.

Los resultados son fiables a partir del primer día de retraso en la menstruación, pero hay que tener en cuenta los periodos menstruales irregulares, pudiendo obtener resultados erróneos en un primer intento. Lo más recomendable es repetirlo a los dos o tres días, cuando la presencia de la hCG es más estable y puede revelar si hay embarazo o no.

La prueba del embarazo mediante análisis de sangre

Para saber con exactitud si se está embarazada o no, se puede hacer un análisis de sangre que pueda detectar las pequeñas cantidades de la hormona hCG que se produce durante la gestación. Si los valores de la hCG son mayores a 5,0 mIU/ml está embarazada.

Esta prueba tiene una ventaja y es que puede realizarse antes de que se pueda retrasar la menstruación. Además no es necesaria la prescripción médica ni tampoco hacer ayuno. Por norma general, el resultado se tiene a las pocas horas después de haber hecho el análisis.

Test electrónicos y convencionales

Los test electrónicos, como por ejemplo el de Clearblue así como el resto que podemos encontrar en las farmacias, tienen un alto índice de acierto, siempre que se hayan usado correctamente como recomienda el fabricante.

La prueba del aceite

Otras opciones pueden ser las tradicionales, las que utilizaban nuestras abuelas, aunque estas son menos fiables que las que hemos citado anteriormente. Una de ellas es la prueba del aceite, un clásico que consiste en recoger en un recipiente de cristal limpio un poco de la orina a primera hora de la mañana.

Se deja reposar y enfriar durante al menos una hora. Posteriormente, con un gotero esterilizado se echan dos gotas de aceite en el recipiente, una en cada extremo del vaso. Si después de unos 3 o 4 minutos las gotas se han unido, es que existe embarazo. Si no se unen, puede que se deba solo a un retraso en la menstruación.

En cualquier caso, hay que optar por aquellas pruebas que tengan una alta efectividad, saber que su precio no es caro y que si se siguen correctamente las instrucciones, el resultado no tardará en aparecer con un alto porcentaje de acierto.