Tratamiento de las infecciones puerperales | LetsFamily
embarazo

Tratamiento de las infecciones puerperales

Como te explicábamos, la infección puerperal es una mutación séptica que puede ser tanto localizada en una zona concreta como general. Suele desarrollarse en las primeras dos semanas del puerperio. Este problema está causado por la gran cantidad de alteraciones que el embarazo y el parto, concretamente, producen en el aparato genital femenino.

Causas de las infecciones puerperales

Las infecciones puerperales no se producen por una sola causa. Varios pueden ser los orígenes de estas complicaciones, también denominadas fiebres puerperales. Las más habituales son:

  • Infecciones del tracto urinario.
  • Fiebre superior a 38 º.
  • Endometritis.
  • Infecciones en las incisiones y heridas postquirúrgicas.
  • Flebitis pélvica séptica.

¿Cómo sé si padezco una infección puerperal?

La infección o fiebre puerperal suele manifestarse a través de una serie de síntomas, más o menos recurrentes. Pueden presentarse unidos o de manera aislada. Estos son algunos de los síntomas de infección puerperal más habituales: Fiebre, migraña, pérdida de apetito, malestar, olor desagradable en el flujo vaginal…

Generalmente, este problema suele remitir en una semana, si se detecta a tiempo y se sigue un tratamiento médico adecuado. Esta infección puede afectar a la vagina, así como al útero, los riñones, la vulva, el perineo o el peritoneo.

Tratamiento de la infección puerperal

Como te explicábamos, si la infección puerperal es detectada a tiempo y tratada de manera correcta no debe durar más de una semana o diez días. Para empezar, es necesaria una correcta higiene de la zona genital de cara a prevenir la aparición de éstas complicaciones.

El especialista establecerá un tratamiento a base antibióticos, así como antipiréticos para reducir la fiebre. No obstante, es necesario un seguimiento de la evolución de los síntomas en las primeras horas después de que se presenten, ya que muchos de ellos (la fiebre, por ejemplo) no son raros en esta fase del postparto y pueden corresponderse con otras dolencias.