¿En qué orden debemos aplicarnos las cremas de belleza? | LetsFamily
embarazo
Actualidad

¿En qué orden debemos aplicarnos las cremas de belleza?

Cada vez damos más importancia al cuidado de nuestra piel, no basta con aplicar una crema y listo, sino que ya podemos hablar de auténticos rituales de belleza. Cada vez existen en el mercado más productos para cuidar nuestro rostro, es normal liarnos un poco a la hora de aplicarlos, ¿en qué orden debo utilizarlos? Esta es una pregunta que nos hemos hecho en más de una ocasión, y ahora intentaremos dar respuesta y orden a nuestro particular tratamiento de belleza diario.

El primer paso antes de aplicar ningún producto es tener la piel limpia. Ningún tratamiento nos servirá para nada si nuestro rostro está lleno de impurezas de maquillaje, contaminación o partículas que se nos adhieren sólo con pasear por la  calle. Por eso hay que limpiar bien el rostro, y no basta con agua y jabón, sino que debemos utilizar un desmaquillante específico, seguido de un tónico o agua micelar para arrastrar todas las impurezas. Así nuestra piel quedará perfectamente limpia para recibir y absorber correctamente las cremas que vamos a aplicar.

Aplicaremos el sérum, la ampolla o nuestro concentrado de belleza en primer lugar, ya que es lo que más concentrados activos contiene, y nuestra piel los asimilará de forma eficaz. Es recomendable sortear la zona del contorno de los ojos aplicándolo con pases alisantes, sin masajear, no hace falta porque al ser de textura muy ligera se absorbe rápidamente.

Ahora le toca el turno al contorno de los ojos. Te habrás dado cuenta de lo pequeñitos que suelen ser los frascos de este producto y es que es necesaria muy poquita cantidad para cubrir esta zona, no más de un grano de arroz. Se extiende por la zona del hueso que tenemos debajo de los ojos y se aplica con movimientos ascendentes por el contorno inferior hasta su completa absorción. Según los expertos, el contorno de ojos es mejor aplicarlo durante el día, y evitar hacerlo por la noche ya que podemos tener algún lagrimeo nocturno que meta el producto en el ojo y provoque hinchazón, incluso bolsas, haciendo que tengamos el efecto contrario al que queremos conseguir.

En tercer lugar, la crema hidratante. Cada rostro y edad necesita una crema específica para su piel. No es lo mismo una piel grasa a los 25, que una piel seca a los 50, cada una debemos elegir la que mejor se adapta a nuestras necesidades y condiciones. Durante el día lo recomendable es que la crema sea, sobre todo, hidratante y con factor de protección solar, al menos 15 SPF, para evitar la sequedad provocada por el sol, el frío o el viento. Por la noche, toca nutrir y reparar, para lo que aprovecharemos el “turno de noche” de nuestra piel para regenerarse. En cualquier caso, la crema debe aplicarse desde el centro del rostro hacia los laterales en movimientos circulares ascendentes, para activar la microcirculación y favorecer la penetración del producto.

Hay especialistas que aconsejan utilizar todos los productos de la misma marca, pues los principios activos de complementan entre sí para que el tratamiento sea más eficaz. Si utilizamos de dos o tres marcas distintas, mezclamos demasiados componentes en una misma aplicación.

Si nos preparamos para salir de casa ahora es el momento de aplicar nuestra base de maquillaje habitual, dejando pasar unos minutos antes para que la piel asimile bien el tratamiento aplicado. Y, si toca irnos a la cama, también es importante que nos apliquemos las cremas una media hora antes, para que no se queden adheridas a la almohada.