Semana 13 del embarazo

Semana 13 del embarazo

Peso: 26- 95Gramos Tamaño: 5- 12,6cm Tranquila, la posibilidad de un aborto involuntario es ya muy reducida.

En estas semanas, tu hijo sigue creciendo, creciendo y creciendo en peso y longitud. En su boca han aparecido los huecos necesarios para la posterior formación de los dientes en las encías. Sus cuerdas vocales comienzan a desarrollarse, los ojos –que antes estaban muy separados- siguen acercándose, y va adquiriendo una morfología más humana. Dejamos atrás el primer trimestre para adentrarnos en el segundo, en el que su crecimiento será vertiginoso: aumentará el tamaño de sus órganos, así como su peso y tamaño corporal.

 

Lo más probable es que si has tenido molestias como náuseas, vómitos o mareos, los síntomas remitan hasta prácticamente su total desaparición. Tu abdomen comenzará a crecer poco a poco… ¡Es tiempo de disfrutar de tu estado! Además, notarás cómo muchas personas te dirán que estás más guapa que nunca, por el llamado “efecto buena cara” que produce el embarazo. Se debe a la hormona HCG, que provoca cambios en tu organismo, aumentando la secreción de glándulas sebáceas. Además, también crece el volumen de sangre en tu cuerpo, por eso tu piel estará más suave y ruborizada.

 

 

Artículos relacionados embarazo

Las ganas de orinar con mucha frecuencia aparecen en las primeras etapas del embarazo, a veces incluso antes de que sepas que te has quedado embarazada. De hecho, este clásico síntoma de embarazo es el que a veces pone a las futuras mamás sobre la pista de que viene un bebé en camino, antes de que el test de embarazo dé un resultado positivo. Y, a diferencia de lo que ocurre con las náuseas o los mareos, estas ganas de ir al baño a cada rato no desaparecen, sino que se incrementan conforme aumenta el volumen de tu útero. ¡Paciencia!
Ya desde el momento en que una pareja empieza a soñar con tener un hijo, el vínculo atraviesa una transformación, pues la búsqueda del embarazo es el primer paso que nos proyecta hacia estar unidos toda la vida. Más allá de lo que suceda con el amor, un hijo en común liga de forma indisoluble las vidas de sus padres. Y aún mucho antes del nacimiento, el embarazo transforma profundamente la relación de pareja. Veamos de qué modo.
El cuerpo de la futura mamá se prepara para lo que vendrá después desde el mismo momento en que se produce la concepción. Eso significa que habrá cambios -algunos muy sutiles, otros menos- desde las primeras semanas de embarazo.
Los tobillos y pies hinchados son la manifestación más habitual de la retención de líquidos característica del embarazo. Pero podemos minimizar los síntomas.
A ti que amas a los animales, y que sabes que tu familia empezó mucho antes de concebir a tu bebé, cuando ese ser especial que algunos llaman “mascota” pero que tú quieres como a nadie…

Todas las semanas