Semana 25 del embarazo

Semana 25 del embarazo

Peso: 580- 850Gramos Tamaño: 24,5- 28cm Circunferencia de la cabeza: 200- 244mm Circunferencia del pecho: 195mm Longitud del fémur: 43mm Puedes tenr dolores lumbares causados por el tamaño de tu útero y la presión que ejerce sobre la espalda.

El bebé puede bostezar, e incluso sonreír. Todavía no está claro sí es o no un acto reflejo, pero lo cierto es que lo pueden hacer varias veces al día. La estructura de la columna vertebral comienza a formarse, y se desarrollará hasta tener 33 vértebras y 150 articulaciones. En las ecografías, los médicos comprobarán la postura dentro del útero. Sí está de nalgas, no te preocupes. Aún es pronto, y todavía tiene espacio para poder darse la vuelta.

A estas alturas del embarazo, por lo general el ginecólogo prescribe una prueba que se denominada prueba de la glucosa o “Test de O’Sullivan”. El objetivo es detectar la llamada diabetes gestacional, que afecta a un 9% de las embarazadas. 
Es una prueba importante, pues en ocasiones las hormonas del embarazo pueden alterar la función de la insulina y provocar un aumento de la glucosa en la sangre. 

 

Artículos relacionados embarazo

La próxima llegada de un bebé al mundo es una de las noticias que más nos alegraremos de dar. Y como el anuncio de un embarazo se da pocas veces en la vida, hacerlo de forma original, divertida y tierna siempre es buena idea.
Los cambios que experimenta tu cuerpo desde que comienza la gestación son muchos. La mala noticia es que algunos de esos cambios pueden dejar marcas físicas que seguirán ahí cuando tu cuerpo vuelva a la normalidad previa al embarazo.
Salir en plena noche a buscar un bote de pepinillos en vinagre o unas fresas naturales aunque no estemos en temporada puede sonar a capricho.
El positivo en el test del embarazo resulta a veces toda una sorpresa. ¡Enhorabuena! El bebé, buscado o no, con pan bajo el brazo o sin él, se anuncia cuando menos se le espera.
Casi todos hemos oído hablar de los beneficios de meterse en la piscina con tu bebé para favorecer su desarrollo psicomotor mientras fortaleces el vínculo con tu hijo. Pero incluso antes de que nazca el bebé ya podemos sacar beneficio de la piscina aprovechando el efecto del agua en nuestro cuerpo durante el embarazo. Para empezar, la futura mamá se sentirá ligera en ese medio, liberando las tensiones de la espalda que ha podido acumular por el peso. Y además, podrá realizar movimientos que fuera del agua le resultan mucho más complicados porque el cuerpo pesa más.

Todas las semanas