Semana 34 del embarazo

Semana 34 del embarazo

Peso: 1.750- 2.450Gramos Tamaño: 36- 50cm Circunferencia de la cabeza: 285- 343mm Circunferencia del pecho: 297mm Longitud del fémur: 64mm Podrás experimentar las contracciones de Braxton Hicks de forma más intensa.

Los ojos del bebé parpadean frecuentemente, están abiertos cuando está despierto y cerrados cuando duerme. Si las ecografías fueran en color, veríamos que ahora son azules, aunque pueden cambiar de color más adelante. Si estás esperando un niño, es el momento de que sus testículos vayan descendiendo en el escroto. En los niños prematuros, en ocasiones no llegan a descender y después de nacer y antes de los dos años, es necesario realizar una pequeña cirugía.

 

Desde este momento, las contracciones de Braxton Hicks pueden intensificarse. Sabrás distinguirlas de las contracciones de parto porque las primeras son irregulares e indoloras y ceden con el reposo, mientras que las segundas son regulares y dolorosas. A medida que las contracciones van siendo más intensas y frecuentes, también aumenta el miedo al parto. No te angusties, es un sentimiento absolutamente normal. Compartir esos temores (con tu pareja, con una amiga, con tu madre, con la matrona…) y repasar lo aprendido en los cursos de preparación al parto, te ayudará a afrontarlo con más calma.

Artículos relacionados embarazo

Estar embarazada es un estado único que nos transforma el cuerpo y el alma. Y si bien el embarazo no es en absoluto una enfermedad ni debe tratarse como tal, a lo largo de estos nueve meses irás experimentando diversos síntomas, no todos ellos agradables. Aquí te contamos qué puedes esperar en cada etapa.
Existe un fenómeno tan curioso que los casos registrados pueden contarse con los dedos, y que cuando ocurren, llegan a las tapas de los periódicos. Estamos hablando de la superfetación, que básicamente consiste en concebir un bebé y pocos días después, concebir por segunda vez. ¿Cómo es posible?
¿Acabas de visitar al ginecólogo y te ha recomendado reposo? Tranquila, ocurre en muchos embarazos. Lo más probable es que todo acabe bien y tu bebé nazca fuerte y sano. Sin embargo, cuando no queda más remedio que quedarse en casa sin moverse mucho de la cama o el sofá suelen asaltarnos un buen número de dudas: ¿Estará bien el bebé? ¿Qué postura será la mejor si me han prescrito reposo absoluto? ¿Hay que estar completamente quieta o es bueno hacer pequeños ejercicios para evitar problemas circulatorios?
Cuando una mujer se entera de que pronto se convertirá en madre, todos los vínculos con las personas de su entorno se transforman. La relación con su propia madre –futura abuela del bebé- no es la excepción. Veamos cómo el embarazo –y más aún, el nacimiento del bebé- puede cambiar la dinámica de la relación entre madre e hija, que no siempre es sencilla.
Lo que menos necesitas en tu embarazo es preocuparte constantemente ante cualquier sensación extraña, molestia o síntoma. Es muy importante que mantengas la calma, que aceptes que tu cuerpo está pasando por una transformación y que ciertas incomodidades son totalmente normales. Otros síntomas, en cambio, pueden ser la señal de que algo no marcha como debería, por lo que sí conviene avisar de inmediato a tu médico. Por ejemplo, si experimentas alguno de los que nombramos a continuación.

Todas las semanas

Permitir cookies