Semana 34 del embarazo

Semana 34 del embarazo

Peso: 1.750- 2.450Gramos Tamaño: 36- 50cm Circunferencia de la cabeza: 285- 343mm Circunferencia del pecho: 297mm Longitud del fémur: 64mm Podrás experimentar las contracciones de Braxton Hicks de forma más intensa.

Los ojos del bebé parpadean frecuentemente, están abiertos cuando está despierto y cerrados cuando duerme. Si las ecografías fueran en color, veríamos que ahora son azules, aunque pueden cambiar de color más adelante. Si estás esperando un niño, es el momento de que sus testículos vayan descendiendo en el escroto. En los niños prematuros, en ocasiones no llegan a descender y después de nacer y antes de los dos años, es necesario realizar una pequeña cirugía.

 

Desde este momento, las contracciones de Braxton Hicks pueden intensificarse. Sabrás distinguirlas de las contracciones de parto porque las primeras son irregulares e indoloras y ceden con el reposo, mientras que las segundas son regulares y dolorosas. A medida que las contracciones van siendo más intensas y frecuentes, también aumenta el miedo al parto. No te angusties, es un sentimiento absolutamente normal. Compartir esos temores (con tu pareja, con una amiga, con tu madre, con la matrona…) y repasar lo aprendido en los cursos de preparación al parto, te ayudará a afrontarlo con más calma.

Artículos relacionados embarazo

La playa es el lugar ideal para tonificar tu cuerpo durante el embarazo. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo…
Las nauseas matutinas durante el embarazo son muy comunes. 5 de cada 10 mujeres, aproximadamente, dicen experimentarlas. Son especialmente frecuentes en la primera fase de la gestación. Hoy vamos a mostrarte sus causas y, asimismo, vamos a darte una serie de consejos para mitigarlas o evitarlas.
Los cambios hormonales que se sufren durante el embarazo suelen llevar aparejados la aparición de gingivitis, una patología que se caracteriza por la inflamación de las encías.
Generalmente, una embarazada suele recibir siempre mensajes positivos acerca de su estado y sobre todo, de cuando vaya a nacer su bebé, le comentan que se va a enamorar en seguida de esa carita y que va a sentir un vínculo muy especial con él, que es lo más maravilloso del mundo y que esa experiencia es única. Y todo es cierto, pero con estos mensajes se crean unas expectativas muy altas de lo que es ser mamá y eso puede provocar después una decepción o un sentimiento de culpabilidad que no dé tregua y te haga sentir que no eres “apta para este papel”.
Sí, el embarazo revoluciona nuestras hormonas, y ellas convierten nuestras emociones en una montaña rusa, pero no todo es culpa de la gestación.

Todas las semanas