Semana 40 del embarazo

Semana 40 del embarazo

Peso: 2.650- 4.000Gramos Tamaño: 41,5- 56cm

Circunferencia de la cabeza: 306- 366mm

Circunferencia del pecho: 345mm

Longitud del fémur: 73mm

No te preocupes si el parto no ocurre esta semana, la mayoría de ellos tienen lugar en un momento distinto a la fecha probable de parto

Los bebés nacen normalmente en esta semana (aunque las primerizas suelen dar a luz cuatro días después de su fecha prevista). Es posible que al atravesar el canal del parto su cabeza se deforme un poco, pero será de manera temporal. Y su piel puede tener decoloraciones, manchas, erupciones cutáneas y restos de sangre y de vérnix, una sustancia blanquecina que se empieza a formar en el tercer trimestre del embarazo para proteger la piel del feto y que se reabsorbe sola a los dos o tres días del nacimiento. De media, un recién nacido pesa entre dos y tres kilos y medio. Y mide unos 51 centímetros. Pero la horquilla de lo que se considera normal está entre los 2,8 y los 4,1 kilos de peso y los 48 y 53 centímetros de altura. Después de nacer, todos los bebés pierden peso. Lo normal es que esa pérdida ronde el 10% del total y que el bebé recupere los gramos perdidos antes del décimo día tras el parto. Nada más nacer, los médicos le realizarán el test de APGAR para comprobar la respuesta del bebé ante determinados estímulos y comprobar sus signos vitales.

 

Nadie sabe con exactitud qué desencadena el parto. Pero si no acontece al final de esta semana, el médico puede inducirlo artificialmente mediante la rotura de la bolsa o la administración de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas. Si se opta por esperar a que se produzca espontáneamente, te irán controlando periódicamente la frecuencia cardiaca y los movimientos del bebé, para comprobar que está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno y que su sistema nervioso está respondiendo. Continúa haciendo ejercicio suave (aunque sólo sea andar), descansando y bebiendo mucha agua.

Artículos relacionados embarazo

Trasnochar, hacer largos trayectos en coche, patear sitios nuevos, probar la gastronomía de nuestro destino de vacaciones… ¿Podemos seguir haciendo todas esas cosas en verano cuando estamos embarazadas?
Los tratamientos habituales contra el resfriado no se pueden tomar en el embarazo. Entonces, ¿cómo aliviamos los síntomas? Congestión nasal, tos, estornudos, dolor muscular, dolor de cabeza… Pues sí, los síntomas de la gripe y el catarro pueden ser muy molestos. Y durante el embarazo, el sistema inmunológico cambia y “se centra” en proteger al bebé, por lo que los resfriados están a la orden del día.
Si tu embarazo coincide con un período de vacaciones, es normal que te preguntes si puedes continuar con tus actividades habituales. Si habitualmente sueles tomar vacaciones en la montaña, hay algunas cuestiones que deberías tener en cuenta para protegerte y para cuidar a tu bebé. Aquí te contamos cuáles.
Las radiografías o rayos X son un estudio médico que resulta muy útil para detectar fracturas, malformaciones o determinadas enfermedades. Sin embargo, durante el embarazo están fuertemente desaconsejadas. ¿Por qué? ¿Qué hacer cuando son necesarias por fuerza mayor? ¿Y qué ocurre si te has hecho una radiografía antes de saber que te habías quedado embarazada?
Sí, estar embarazada tiene sus incomodidades, pero también hay sensaciones maravillosas que solo se experimentan en esta etapa de la vida. Disfrútalas a tope.

Todas las semanas

Permitir cookies