Semana 40 del embarazo

Semana 40 del embarazo

Peso: 2.650- 4.000Gramos Tamaño: 41,5- 56cm

Circunferencia de la cabeza: 306- 366mm

Circunferencia del pecho: 345mm

Longitud del fémur: 73mm

No te preocupes si el parto no ocurre esta semana, la mayoría de ellos tienen lugar en un momento distinto a la fecha probable de parto

Los bebés nacen normalmente en esta semana (aunque las primerizas suelen dar a luz cuatro días después de su fecha prevista). Es posible que al atravesar el canal del parto su cabeza se deforme un poco, pero será de manera temporal. Y su piel puede tener decoloraciones, manchas, erupciones cutáneas y restos de sangre y de vérnix, una sustancia blanquecina que se empieza a formar en el tercer trimestre del embarazo para proteger la piel del feto y que se reabsorbe sola a los dos o tres días del nacimiento. De media, un recién nacido pesa entre dos y tres kilos y medio. Y mide unos 51 centímetros. Pero la horquilla de lo que se considera normal está entre los 2,8 y los 4,1 kilos de peso y los 48 y 53 centímetros de altura. Después de nacer, todos los bebés pierden peso. Lo normal es que esa pérdida ronde el 10% del total y que el bebé recupere los gramos perdidos antes del décimo día tras el parto. Nada más nacer, los médicos le realizarán el test de APGAR para comprobar la respuesta del bebé ante determinados estímulos y comprobar sus signos vitales.

 

Nadie sabe con exactitud qué desencadena el parto. Pero si no acontece al final de esta semana, el médico puede inducirlo artificialmente mediante la rotura de la bolsa o la administración de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas. Si se opta por esperar a que se produzca espontáneamente, te irán controlando periódicamente la frecuencia cardiaca y los movimientos del bebé, para comprobar que está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno y que su sistema nervioso está respondiendo. Continúa haciendo ejercicio suave (aunque sólo sea andar), descansando y bebiendo mucha agua.

Artículos relacionados embarazo

Una mudanza es siempre una situación estresante, incluso cuando ha sido largo tiempo esperada y planificada. Si estás embarazada y te toca cambiar de casa, seguramente te preocupe cómo afrontar todas las tareas que tienes por delante. También es posible que te sientas agotada y sin energía de solo pensarlo. Aquí te damos algunas claves para que el proceso sea lo más pasadero posible.
Durante las vacaciones, se hacen muchas actividades que no pueden realizarse el resto del año. ¡Hay que aprovechar el buen tiempo! Descubre todo lo que sí y lo que no puedes hacer cuando esperas un bebé.
Sabemos que el pescado es una excelente fuente de proteínas, minerales y aceite omega-3. Juega un rol fundamental en cualquier alimentación saludable. Pero, ¿es conveniente incorporar pescado mientras estás cursando tu embarazo? ¿Qué aportes puede brindarte? ¿Cuáles son los pescados más aconsejables y cuáles son los que habría que evitar?
Estar embarazada es algo movilizador para cualquier mujer, ya sea que se trate de un bebé sorpresa o bien de uno muy buscado y esperado. A lo largo de estos nueve meses, experimentarás un sinfín de emociones, que van desde la alegría al temor, desde la ansiedad hasta la serenidad y la plenitud. Seguramente recuerdes para siempre lo que se siente saber que llevas una vida dentro de ti. Especialmente, determinados momentos como los que mencionamos a continuación.
Las estadísticas indican que solo uno de cada 80 embarazos es múltiple. Sin embargo, hay quienes dicen que en realidad, entre el 10 y el 15% de los embarazos comienza con la gestación de dos embriones, y que solo uno de ellos prospera. A partir de la utilización de técnicas como las ecografías tempranas (a las 6 semanas de gestación) se han podido detectar muchísimos casos de embarazos gemelares donde, a las pocas semanas, uno de los dos sacos “desaparece”. Se trata del síndrome del gemelo evanescente, o desaparecido.

Todas las semanas