Semana 40 del embarazo

Semana 40 del embarazo

Peso: 2.650- 4.000Gramos Tamaño: 41,5- 56cm

Circunferencia de la cabeza: 306- 366mm

Circunferencia del pecho: 345mm

Longitud del fémur: 73mm

No te preocupes si el parto no ocurre esta semana, la mayoría de ellos tienen lugar en un momento distinto a la fecha probable de parto

Los bebés nacen normalmente en esta semana (aunque las primerizas suelen dar a luz cuatro días después de su fecha prevista). Es posible que al atravesar el canal del parto su cabeza se deforme un poco, pero será de manera temporal. Y su piel puede tener decoloraciones, manchas, erupciones cutáneas y restos de sangre y de vérnix, una sustancia blanquecina que se empieza a formar en el tercer trimestre del embarazo para proteger la piel del feto y que se reabsorbe sola a los dos o tres días del nacimiento. De media, un recién nacido pesa entre dos y tres kilos y medio. Y mide unos 51 centímetros. Pero la horquilla de lo que se considera normal está entre los 2,8 y los 4,1 kilos de peso y los 48 y 53 centímetros de altura. Después de nacer, todos los bebés pierden peso. Lo normal es que esa pérdida ronde el 10% del total y que el bebé recupere los gramos perdidos antes del décimo día tras el parto. Nada más nacer, los médicos le realizarán el test de APGAR para comprobar la respuesta del bebé ante determinados estímulos y comprobar sus signos vitales.

 

Nadie sabe con exactitud qué desencadena el parto. Pero si no acontece al final de esta semana, el médico puede inducirlo artificialmente mediante la rotura de la bolsa o la administración de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas. Si se opta por esperar a que se produzca espontáneamente, te irán controlando periódicamente la frecuencia cardiaca y los movimientos del bebé, para comprobar que está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno y que su sistema nervioso está respondiendo. Continúa haciendo ejercicio suave (aunque sólo sea andar), descansando y bebiendo mucha agua.

Artículos relacionados embarazo

Tal vez hayas oído hablar de la estimulación temprana , esa serie de juegos y ejercicios que se ponen en práctica con los bebés desde pequeños, y que buscan desarrollar al máximo todo su potencial. Pero, ¿sabías que no tienes que esperar a que el bebé nazca para comenzar a estimularlo?
Aunque pienses que no, cuidar la salud bucodental durante el periodo de gestación es clave para tener un embarazo seguro y no sufrir parto prematuro. 1 de cada 4 mujeres pueden sufrir algunos de estos problemas si no cuidan bien su dentadura.
Cuando llega un miembro más a la familia se suele estar tan centrado en que al bebé no le falte de nada que en ocasiones nos olvidamos de algunos trámites fundamentales que debemos hacer. Entre ellos, gestiones burocráticas como la solicitud de la prestación por maternidad, un derecho para todas las madres que hayan cotizado 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al parto o 360 días a lo largo de su vida laboral con anterioridad a dicha fecha
¿Acabas de visitar al ginecólogo y te ha recomendado reposo? Tranquila, ocurre en muchos embarazos. Lo más probable es que todo acabe bien y tu bebé nazca fuerte y sano. Sin embargo, cuando no queda más remedio que quedarse en casa sin moverse mucho de la cama o el sofá suelen asaltarnos un buen número de dudas: ¿Estará bien el bebé? ¿Qué postura será la mejor si me han prescrito reposo absoluto? ¿Hay que estar completamente quieta o es bueno hacer pequeños ejercicios para evitar problemas circulatorios?
Malestar, mareos, ganas de vomitar, la impresión de que nada te entra en el estómago... Las naúseas suelen ser la parte menos agradable del embarazo. Y por desgracia, hay pocas mamás que escapen a ellas: alrededor del 80% de las embarazadas sufre en algún momento esa sensación parecida a la de montarse en un barco que no deja de moverse.

Todas las semanas

Permitir cookies