Semana 40 del embarazo

Semana 40 del embarazo

Peso: 2.650- 4.000Gramos Tamaño: 41,5- 56cm

Circunferencia de la cabeza: 306- 366mm

Circunferencia del pecho: 345mm

Longitud del fémur: 73mm

No te preocupes si el parto no ocurre esta semana, la mayoría de ellos tienen lugar en un momento distinto a la fecha probable de parto

Los bebés nacen normalmente en esta semana (aunque las primerizas suelen dar a luz cuatro días después de su fecha prevista). Es posible que al atravesar el canal del parto su cabeza se deforme un poco, pero será de manera temporal. Y su piel puede tener decoloraciones, manchas, erupciones cutáneas y restos de sangre y de vérnix, una sustancia blanquecina que se empieza a formar en el tercer trimestre del embarazo para proteger la piel del feto y que se reabsorbe sola a los dos o tres días del nacimiento. De media, un recién nacido pesa entre dos y tres kilos y medio. Y mide unos 51 centímetros. Pero la horquilla de lo que se considera normal está entre los 2,8 y los 4,1 kilos de peso y los 48 y 53 centímetros de altura. Después de nacer, todos los bebés pierden peso. Lo normal es que esa pérdida ronde el 10% del total y que el bebé recupere los gramos perdidos antes del décimo día tras el parto. Nada más nacer, los médicos le realizarán el test de APGAR para comprobar la respuesta del bebé ante determinados estímulos y comprobar sus signos vitales.

 

Nadie sabe con exactitud qué desencadena el parto. Pero si no acontece al final de esta semana, el médico puede inducirlo artificialmente mediante la rotura de la bolsa o la administración de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas. Si se opta por esperar a que se produzca espontáneamente, te irán controlando periódicamente la frecuencia cardiaca y los movimientos del bebé, para comprobar que está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno y que su sistema nervioso está respondiendo. Continúa haciendo ejercicio suave (aunque sólo sea andar), descansando y bebiendo mucha agua.

Artículos relacionados embarazo

Durante los meses del embarazo –y posteriormente, durante la lactancia– las mujeres deben comer por dos. Esto no significa que debas ingerir el doble de calorías (¡ni se te ocurra!) o comer lo que quieras, cuando quieras y a cualquier hora (bueno, puedes permitirte algún pequeño antojo). Lo que implica comer por dos es, en realidad, comer dos veces más sano. Debes incorporar una gran cantidad de nutrientes para mantenerte fuerte y saludable, y para aportarle al organismo en formación de tu bebé todo lo que requiere para crecer. Hoy evaluaremos la función del aceite de pescado omega-3.
¡El embarazo puede ser tu etapa más bella! Es cierto que hay muchos tratamientos cosméticos que, por seguridad, deberías evitar (como el peeling, las camas solares, determinadas cremas antiage, etc.). Sin embargo, hay otras rutinas que son totalmente seguras y que puedes mantener para que te sientas embarazada y sexy, con barriga y todo. Aquí mencionamos algunos de ellos.
Nadie se sorprende si cuando estás embarazada relatas que tienes antojos por ciertas comidas, que te encuentras muy cansada o que se te han hinchado los pies. Sin embargo, también existen algunos síntomas de embarazo que son mucho más raros, y que dejarían a cualquiera con la boca abierta. He aquí algunos de esos síntomas inusuales y curiosos.
La ganas que nos empujan a ser padres son enormes, imaginamos cuando lo tengamos en nuestros brazos, cuando le demos su primer potito... Pero nos planteamos la pregunta de ¿Qué es ser padres?
Durante los nueve meses de embarazo puedes verte preciosa. ¡Son muchos los que afirman que las embarazadas irradian un brillo especial! En efecto, tu piel está hermosa como nunca.

Todas las semanas