Semana 40 del embarazo

Semana 40 del embarazo

Peso: 2.650- 4.000Gramos Tamaño: 41,5- 56cm

Circunferencia de la cabeza: 306- 366mm

Circunferencia del pecho: 345mm

Longitud del fémur: 73mm

No te preocupes si el parto no ocurre esta semana, la mayoría de ellos tienen lugar en un momento distinto a la fecha probable de parto

Los bebés nacen normalmente en esta semana (aunque las primerizas suelen dar a luz cuatro días después de su fecha prevista). Es posible que al atravesar el canal del parto su cabeza se deforme un poco, pero será de manera temporal. Y su piel puede tener decoloraciones, manchas, erupciones cutáneas y restos de sangre y de vérnix, una sustancia blanquecina que se empieza a formar en el tercer trimestre del embarazo para proteger la piel del feto y que se reabsorbe sola a los dos o tres días del nacimiento. De media, un recién nacido pesa entre dos y tres kilos y medio. Y mide unos 51 centímetros. Pero la horquilla de lo que se considera normal está entre los 2,8 y los 4,1 kilos de peso y los 48 y 53 centímetros de altura. Después de nacer, todos los bebés pierden peso. Lo normal es que esa pérdida ronde el 10% del total y que el bebé recupere los gramos perdidos antes del décimo día tras el parto. Nada más nacer, los médicos le realizarán el test de APGAR para comprobar la respuesta del bebé ante determinados estímulos y comprobar sus signos vitales.

 

Nadie sabe con exactitud qué desencadena el parto. Pero si no acontece al final de esta semana, el médico puede inducirlo artificialmente mediante la rotura de la bolsa o la administración de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas. Si se opta por esperar a que se produzca espontáneamente, te irán controlando periódicamente la frecuencia cardiaca y los movimientos del bebé, para comprobar que está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno y que su sistema nervioso está respondiendo. Continúa haciendo ejercicio suave (aunque sólo sea andar), descansando y bebiendo mucha agua.

Artículos relacionados embarazo

Realizar alguna actividad física durante el embarazo es bueno tanto para la mujer como para el bebé que viene en camino, pero, ¿cómo y cuánto ejercicio conviene practicar?
¿Acabas de visitar al ginecólogo y te ha recomendado reposo? Tranquila, ocurre en muchos embarazos. Lo más probable es que todo acabe bien y tu bebé nazca fuerte y sano. Sin embargo, cuando no queda más remedio que quedarse en casa sin moverse mucho de la cama o el sofá suelen asaltarnos un buen número de dudas: ¿Estará bien el bebé? ¿Qué postura será la mejor si me han prescrito reposo absoluto? ¿Hay que estar completamente quieta o es bueno hacer pequeños ejercicios para evitar problemas circulatorios?
Salir en plena noche a buscar un bote de pepinillos en vinagre o unas fresas naturales aunque no estemos en temporada puede sonar a capricho.
¿Eres madrugadora o noctámbula? Puede que creas que las rutinas de actividad y descanso de las embarazadas no influyen demasiado en sus bebés, pero los científicos cada vez encuentran más evidencias de que los hábitos de la madre influyen, y mucho, en el comportamiento futuro de sus hijos. Y el sueño del bebé no escapa a esta realidad.
Las futuras mamás no tardan mucho en hacer las cuentas: tras conocer su embarazo la mayoría calcula rápidamente si le tocará afrontar el verano en pleno tercer trimestre de embarazo. Y en caso de que no hagan ese cálculo lo más probable es que alguna madre veterana lo calcule por ellas. La razón es que los temidos calores del verano no son los ideales para una futura mamá a la que no le queda mucho para dar a luz.

Todas las semanas