Semana 40 del embarazo

Semana 40 del embarazo

Peso: 2.650- 4.000Gramos Tamaño: 41,5- 56cm

Circunferencia de la cabeza: 306- 366mm

Circunferencia del pecho: 345mm

Longitud del fémur: 73mm

No te preocupes si el parto no ocurre esta semana, la mayoría de ellos tienen lugar en un momento distinto a la fecha probable de parto

Los bebés nacen normalmente en esta semana (aunque las primerizas suelen dar a luz cuatro días después de su fecha prevista). Es posible que al atravesar el canal del parto su cabeza se deforme un poco, pero será de manera temporal. Y su piel puede tener decoloraciones, manchas, erupciones cutáneas y restos de sangre y de vérnix, una sustancia blanquecina que se empieza a formar en el tercer trimestre del embarazo para proteger la piel del feto y que se reabsorbe sola a los dos o tres días del nacimiento. De media, un recién nacido pesa entre dos y tres kilos y medio. Y mide unos 51 centímetros. Pero la horquilla de lo que se considera normal está entre los 2,8 y los 4,1 kilos de peso y los 48 y 53 centímetros de altura. Después de nacer, todos los bebés pierden peso. Lo normal es que esa pérdida ronde el 10% del total y que el bebé recupere los gramos perdidos antes del décimo día tras el parto. Nada más nacer, los médicos le realizarán el test de APGAR para comprobar la respuesta del bebé ante determinados estímulos y comprobar sus signos vitales.

 

Nadie sabe con exactitud qué desencadena el parto. Pero si no acontece al final de esta semana, el médico puede inducirlo artificialmente mediante la rotura de la bolsa o la administración de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas. Si se opta por esperar a que se produzca espontáneamente, te irán controlando periódicamente la frecuencia cardiaca y los movimientos del bebé, para comprobar que está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno y que su sistema nervioso está respondiendo. Continúa haciendo ejercicio suave (aunque sólo sea andar), descansando y bebiendo mucha agua.

Artículos relacionados embarazo

Sí, estar embarazada tiene sus incomodidades, pero también hay sensaciones maravillosas que solo se experimentan en esta etapa de la vida. Disfrútalas a tope.
Estar embarazada es algo movilizador para cualquier mujer, ya sea que se trate de un bebé sorpresa o bien de uno muy buscado y esperado. A lo largo de estos nueve meses, experimentarás un sinfín de emociones, que van desde la alegría al temor, desde la ansiedad hasta la serenidad y la plenitud. Seguramente recuerdes para siempre lo que se siente saber que llevas una vida dentro de ti. Especialmente, determinados momentos como los que mencionamos a continuación.
El cabello es un gran indicador de nuestro estado físico y mental. El embarazo incide sobre nuestra melena, alterándola durante la etapa de gestación por la presencia de hormonas placentarias. Éstas contribuyen a los cambios que sufre el pelo, empeorando su aspecto, debilitándolo y engrasándolo o, por otro lado, mejorándolo y fortaleciéndolo, dependiendo de cada mujer y cada fase del embarazo. La melena de la embarazada pasa por distintas etapas: primero débil y después brillante. La estilista capilar Alma Luzón, directora del salón de peluquería Black & White nos desvela las claves sobre los cuidados que requiere la melena durante y después de la etapa de gestación.
La próxima llegada de un bebé al mundo es una de las noticias que más nos alegraremos de dar. Y como el anuncio de un embarazo se da pocas veces en la vida, hacerlo de forma original, divertida y tierna siempre es buena idea.
Habitualmente, en las últimas semanas previas al parto, en las mujeres embarazadas aparece un comportamiento muy curioso: se obsesionan por limpiar y organizar su casa, y por tener todo listo para la llegada del bebé. Esta conducta suele aparecer con más frecuencia en mujeres ansiosas y muy activas, y no es exclusiva del ser humano sino que la compartimos con varias especies de animales. Se la conoce como “síndrome del nido”.

Todas las semanas