Semana 6 del embarazo

Semana 6 del embarazo

Peso: 2- 6 gramos

Tamaño: 0,4 - 0,8 cm

Se acentuarán los síntomas del embarazo.

Apenas acabas de enterarte de que estás embarazada y el corazón de tu hijo ya ha empezado a latir; así lo podrás comprobar si te hacen una ecografía. Su altura aproximada es de 4 milímetros, desde la cabeza hasta el extremo de la cola, que en realidad es el final de su columna vertebral. De esta forma se mide a los bebés en esta etapa, lo que se conoce como longitud cranecaudal. En este momento se encuentra en el llamado periodo embrionario –que se extiende hasta la semana 10- en el que tiene lugar la formación de los órganos de su cuerpo, por eso has de extremar las precauciones evitando los malos hábitos como el tabaco y el alcohol y descansando todo lo que puedas.

Artículos relacionados embarazo

Es maravilloso disfrutar de tu estado y lucir tu bella barriga de embarazo. Sin embargo, es posible que, durante un tiempo, por algún motivo prefieras ocultar que estás embarazada. Puede ser que no quieras dar la noticia a tu empleador (y la ley no te obliga a hacerlo). Puede ser que la barriga haya asomado muy pronto y que prefieras dejar que transcurra el primer trimestre para compartir tu embarazo con las personas de tu entorno. Sea cual sea tu caso, aquí hay algunas recomendaciones para que no se te note la barriga.
Los ejercicios de Kegel ayudan a la futura mamá a prepararse para el parto, protegiendo y fortaleciendo el suelo pélvico, sometido a un importante sobre-esfuerzo.
Generalmente, una embarazada suele recibir siempre mensajes positivos acerca de su estado y sobre todo, de cuando vaya a nacer su bebé, le comentan que se va a enamorar en seguida de esa carita y que va a sentir un vínculo muy especial con él, que es lo más maravilloso del mundo y que esa experiencia es única. Y todo es cierto, pero con estos mensajes se crean unas expectativas muy altas de lo que es ser mamá y eso puede provocar después una decepción o un sentimiento de culpabilidad que no dé tregua y te haga sentir que no eres “apta para este papel”.
Al futuro padre suele adjudicársele el papel de mero acompañante y espectador, otorgándole un rol secundario durante el embarazo.
Casi todos hemos oído hablar de los beneficios de meterse en la piscina con tu bebé para favorecer su desarrollo psicomotor mientras fortaleces el vínculo con tu hijo. Pero incluso antes de que nazca el bebé ya podemos sacar beneficio de la piscina aprovechando el efecto del agua en nuestro cuerpo durante el embarazo. Para empezar, la futura mamá se sentirá ligera en ese medio, liberando las tensiones de la espalda que ha podido acumular por el peso. Y además, podrá realizar movimientos que fuera del agua le resultan mucho más complicados porque el cuerpo pesa más.

Todas las semanas