¿Cómo podemos ahorrar en las compras navideñas?

Gravatar LetsFamily
letsfamily -
12/12/2022 - Tiempo de lectura 5 mins
compras de navidad

Este artículo trata de:

Cómo ahorrar en Navidad
Cómo ahorrar en la cuesta de enero

La mejor forma de que nuestro bolsillo no se vea perjudicado en exceso tras los gastos que nos esperan es planificarlos con antelación y no dejar las compras de Navidad para última hora.

Consejos para ahorrar en las compras de Navidad…

Las compras de Navidad comienzan en serio a partir del puente de diciembre. Estos son algunos consejos para poder ahorrar en las compras navideñas que se avecinan.

Regla más importante: adelanta tus compras de Navidad

Uno de los consejos más importantes y la principal norma a tener en cuenta es “adelanta tus compras de Navidad”. Comprar con antelación el pescado o el marisco de la cena de Nochebuena y congelarlo hasta ese día puede hacernos ahorrar hasta un 40%. Los precios se van incrementando a medida que pasan los días y hay que evitar pagar más por lo mismo. Las compras de última hora de Navidad es sinónimo de que se disparen nuestros gastos.

Con los regalos pasa lo mismo, sobre todo los de los más pequeños. Las tiendas de juguetes aprovechan el tirón de la Navidad y los Reyes Magos para incrementar sus precios los últimos días. Por eso, puedes poner en marcha estos consejos:

  • Comprarlos con antelación y comparar entre las diferentes tiendas puede hacernos ahorrar un buen pico.
  • Buscar ofertas tanto en tiendas físicas como en tiendas online nos ayudará a decidirnos por el de mejor precio. En multitud de ocasiones es sorprendente la diferencia de precio que puede haber entre unos y otros, razón de más para comparar con días de antelación, sin prisas.
  • También puedes recurrir a hacer regalos DIY, manualidades personalizadas o repostería, denotan cariño a quién se los das y son mucho más económicos.
como ahorrar en las compras de navidad

Otros consejos que nos pueden ayudar a ahorrar 

La regla número uno es adelantar las compras navideñas. Pero hay más cosas que podemos hacer para que los gastos en Navidad no se nos disparen.

  • Lo primero en lo que deberíamos pensar al planificar las compras de Navidad es en hacer una lista en la que apuntaremos no sólo los regalos que tengamos pendientes, sino todo aquello que tenga que ver con las fiestas como comida, decoración del hogar o viajes, apartados estos que se llevan gran parte de nuestro presupuesto.
  • Una vez hecha la lista, toca repasar nuestro presupuesto del mes y no sobrepasarlo en exceso para no pagar las consecuencias después. Tendríamos que hacer un recuento de nuestro presupuesto. Son muchos los gastos que se avecinan, así que lo primero es organizarse con ellos y adecuarlos al dinero del que disponemos.
  • No son muchas las ofertas que nos encontramos los días previos a Navidad pero siempre hay forma de ahorrar, sobre todo en la cesta de la compra. Gracias a las tarjetas de fidelidad y las promociones especiales notaremos que la cuenta no sobrepasa nuestros límites.
  • También puedes recurrir a compras online en las que te pones en contacto directamente con el agricultor, el ganadero o la lonja de pescado y marisco: venden más barato, con una gran calidad y te llega cómodamente a casa. Igualmente ayuda comprar frutas y verduras que sean de temporada.
  • Compra sólo lo que necesites (de ahí la importancia que decíamos antes de preparar una lista). En Navidad todo está pensado para invitar al consumismo y para que compremos sin control, (en muchas ocasiones sin necesitarlo). Para evitar estos gastos imprevistos que nos vacían la cartera, ten siempre en mente aquello vas a utilizar y nada más. Después de las navidades ya tendremos tiempo de darnos un capricho en las rebajas, a menor precio.
  • Otra forma de evitar las compras impulsivas es salir sólo con dinero en efectivo, sin tarjetas de crédito. Nos controlamos muchos más cuando el dinero es real, eso sí, siempre a buen recaudo en un bolso cerrado para que no nos llevemos un disgusto.

… Y consejos para superar la cuesta de enero

Lo que viene después de las navidades supone un verdadero quebradero de cabeza, así como un recorte tajante a nuestros gastos. En este primer mes del año parece que se nos junte todo. Los gastos más básicos como la luz, el gas, el transporte o algunos alimentos suben aún más, lo que hace que se encarezca la cesta de la compra y los gastos del hogar. Además, nuestra cartera ha salido más que mermada de la Navidad… y, para colmo, empiezan unas rebajas que todos y todas queremos aprovechar para comprarnos aquello que nos encantó en su momento y que se encuentra ahora a un mejor precio. Todo esto hace que sea importante seguir unas pautas para sobrevivir a la cuesta de enero.

Planifica y prioriza gastos

Como pasaba con las compras de Navidad, planificar los gastos domésticos es fundamental para no gastar de más. Hacer una lista con todo lo que tenemos y elaborar un presupuesto familiar puede ser una buena idea para que los gastos no superen a los ingresos y que la cuesta de enero no se nos vayan de las manos.

Toca priorizar aquello sin lo que no podemos vivir y dejar todo lo demás para cuando la economía familiar se haya reestablecido por completo como los llamados “gastos hormiga”.

ahorrar en navidad

Gastos hormiga: aquellos gastos que no son necesarios pero que pueden acabar afectando a nuestra economía familiar. Por sí solos no suponen demasiado, pero si los sumamos a lo largo del mes suponen un buen pico. Serían gastos como el café que tomamos fuera de casa, las comidas en los restaurantes o algunos otros, como el gimnasio, que si no lo utilizamos se convierte en un gasto totalmente innecesario.

Ahorra con un consumo responsable de energía

Un consumo responsable de energía también puede ayudarnos mucho a ahorrar.

  • Sustituye todas las bombillas de casa por otras de bajo consumo como los LED que duran mucho tiempo y gastan muy poco.
  • Los aparatos que no estés utilizando es mejor apagarlos, ya que también tienen su gasto cuando están en ‘stand by’
  • Procura no abrir las ventanas de casa cuando esté la calefacción encendida, se pierde mucha energía así. Unos pocos minutos son necesarios para ventilar la estancia, y mejor hacerlo cuando los radiadores estén apagados.

Ahorra en la cesta de la compra

En la cesta de la compra también encontramos una buena aliada para ahorrar y afrontar la cuesta de enero. Hay que ser muy conscientes de lo que compramos y para cuantas personas, de esta manera evitaremos comprar en exceso productos que no necesitamos y tirar alimentos a la basura. La compra debe ser eficiente, sabiendo con antelación las comidas que vamos a preparar para comprar los ingredientes adecuados. Por eso, es recomendable hacer un menú semanal que nos ayude a planificar las comidas y cenas de toda la familia, haciendo una lista de la compra que nos marque que alimentos y productos necesitamos y en qué cantidades.

Deja fuera los gastos innecesarios

Por último, mucho cuidado con las rebajas de enero. Ahora todo está pensado para invitarnos al consumismo. Las tiendas tienen mucha ropa en los almacenes que tienen que quitarse de encima para hacer hueco a la nueva temporada, por esa razón el reclamo para que compremos es cada vez más agresivo.

Siempre nos damos un capricho extra en las rebajas, pero hay que huir de esos productos que pueden colocarnos como chollos y que a la larga resulta un gasto totalmente innecesario. Podemos hacer un repaso de nuestro fondo de armario y ceñirnos a lo que realmente necesitamos para buscarlo al mejor precio posible, ¿quién no tiene alguna prenda en el armario con la etiqueta aún puesta? A veces es inevitable encapricharnos de algo que luego no nos ha terminado de convencer en casa. Es mejor en esta cuesta de enero evitar aquellos gastos superfluos que pueden hacernos falta para otras cosas más importantes.

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos